MercoPress, in English

Lunes, 29 de noviembre de 2021 - 18:43 UTC

 

 

El partido gobernante de Argentina pierde la mayoría del Congreso

Lunes, 15 de noviembre de 2021 - 09:55 UTC
Al presidente Alberto Fernández aún le quedan dos años en el cargo pero con menos apoyo del Congreso Al presidente Alberto Fernández aún le quedan dos años en el cargo pero con menos apoyo del Congreso

Resultados preliminares, pero aparentemente concluyentes, de las elecciones intermedias del domingo en Argentina mostraron que el partido gobernante del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner estaría perdiendo su mayoría en el Congreso después de 38 años.

Duramente golpeados por la inflación y los confinamientos del COVID-19 mientras se celebraban fiestas privadas en la residencia presidencial de Olivos, los votantes argentinos han negado su apoyo al Frente de Todos (FdT) de centroizquierda y han vuelto a confiar en Juntos por el Cambio (JxC). la coalición del ex presidente Maurico Macri (2015-2019) que había perdido la reelección en primera ronda hace apenas dos años. Se estima que los resultados de este domingo son un voto “castigo” contra el gobierno federal.

JxC mantuvo una sólida ventaja en las elecciones clave del Senado. La Cámara Alta es vital para nombrar nuevos jueces o aprobar otros proyectos de ley esenciales. En este escenario, el presidente Fernández enfrenta dos años de mandato que requerirán una fuerte capacidad de negociación política. Comenzó el domingo por la noche pidiendo a JxC que mostrara su cooperación “patriótica” en los tiempos venideros.

Fernández insistió en que resolvería la deuda del país con el Fondo Monetario Internacional (FMI), abordaría el “mal” de la inflación (más del 50% anual) y enviaría un plan económico a largo plazo al Congreso a principios de diciembre, algo que los inversionistas y el FMI han reclamado.

“En esta nueva etapa, profundizaremos nuestros esfuerzos para llegar a un acuerdo sostenible con el FMI. Debemos despejar las incertidumbres que vienen con este tipo de deuda insostenible”, dijo Fernández.

Unos 34 millones de argentinos estaban inscriptos para votar este domingo, con la mitad de la Cámara Baja (127 escaños) y 24 escaños en el Senado de ocho provincias en juego.

La popularidad del presidente Fernández se ha visto mermada por los confinamientos del COVID-19, además de una inflación creciente y el peso argentino en mínimos históricos frente al dólar estadounidense a pesar de los estrictos controles de capital.

En la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral más grande del país, JxC obtuvo alrededor del 40,09% de los votos, seguido por el 38,39% del FdT. En la provincia de Córdoba, el JxC alcanzó el 54,05%; en Santa Fe 40,40% y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires 46,97%.

En ese distrito, el FdT quedó en segundo lugar con 25,12 de los votos a pesar de los desafíos del economista liberal de derecha Javier Milei, quien obtuvo el tercer lugar con el 17,06% de los votos, nada mal para alguien nuevo en la política sin campañas electorales previas.

Después de la derrota de septiembre en las elecciones primarias obligatorias, abiertas y simultáneas (PASO), Fernández hizo algunos cambios en su gabinete en un kove destinado a reconstruir algo de confianza política en su electorado, una medida que ha resultado insuficiente.

“Debemos priorizar los acuerdos nacionales si queremos resolver los desafíos que enfrentamos”, dijo Fernández en un discurso el domingo en el que afirmó que “una oposición responsable y abierta al diálogo es una oposición patriótica”.

El mandatario pidió una “cooperación fructífera, por el interés general del país”.

“Con esta elección llega a su fin un escenario muy duro para nuestro país que estuvo marcado por dos crisis. Una, la crisis económica, heredada del gobierno anterior y de la que aún quedan enormes desafíos por resolver. Otra, la crisis de salud, provocada por una pandemia cruel que poco a poco vamos superando”, insistió Fernández.

“Hoy comienza la segunda parte de nuestro gobierno y sé bien que los argentinos necesitamos un horizonte. Tenemos derecho a la esperanza. Tenemos derecho a la esperanza. Hablé y escuché a cientos de personas. Todos necesitan más certezas para saber que cada día, cada mes, estaremos un poco mejor sabiendo que después de tanto dolor, también en homenaje a los que nos dejaron, podremos reorganizar nuestras vidas”, dijo el mandatario.

Categorías: Economía, Política, Argentina.