MercoPress, in English

Jueves, 21 de octubre de 2021 - 14:28 UTC

 

 

Gobierno interino de Bolivia rechaza informe de la CIDH de violencia tras elecciones

Jueves, 12 de diciembre de 2019 - 10:46 UTC
La CIDH advirtió que los “patrones de las lesiones que se han registrado ofrecen serios indicios de prácticas de ejecución extrajudicial”. (AP Photo/N.Pisarenko) La CIDH advirtió que los “patrones de las lesiones que se han registrado ofrecen serios indicios de prácticas de ejecución extrajudicial”. (AP Photo/N.Pisarenko)
La institución aseguró que el reporte fue realizado en una visita de observadores del organismo defensor de derechos humanos a Bolivia “a invitación” del país andino. La institución aseguró que el reporte fue realizado en una visita de observadores del organismo defensor de derechos humanos a Bolivia “a invitación” del país andino.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicó un informe en que se califica de “masacre” la violencia que se generó en Bolivia luego de las elecciones generales del pasado 20 de octubre. Para el gobierno interino a cargo de la senadora Jeanine Áñez, el reporte está “totalmente sesgado” y “no refleja la realidad”.

La violencia política entre oponentes y seguidores del ex presidente Evo Morales, luego de renunciar a sugerencia de las Fuerzas Armadas tras un polémico conteo de votos que lo dieron ganador de las elecciones generales, dejó 36 muertos, más de 800 heridos, un país polarizado y una presidenta interina, Áñez.

Ante la situación, la Organizacón de Estados Americanos (OEA) difundió el infirme de la CIDH, donde se recomienda la creación de un Grupo Internacional de Expertos Independientes con “garantías de autonomía e independencia para asegurar el derecho a la verdad e identificar debidamente a los responsables”.

La institución aseguró que el reporte fue realizado en una visita de observadores del organismo defensor de derechos humanos a Bolivia “a invitación” del país andino.

Para el actual Gobierno interino, el reporte de la CIDH es “vergonzoso”, ya que se encuentra “totalmente sesgado” y, según el ministro de Gobierno Arturo Murillo, “no refleja la realidad” y “está favoreciendo solamente al narcoterrorismo” que para su administración encarnaría la de Morales, que gobernó el país durante casi 14 años.

El reporte califica específicamente de “masacres” las muertes de civiles en la ciudad de Sacaba, en Cochabamba, y Senkata.

Según el diario local La Razón, la CIDH advirtió que los “patrones de las lesiones que se han registrado ofrecen serios indicios de prácticas de ejecución extrajudicial”.

En el informe se asegura que ”durante la visita, la delegación de la CIDH recibió denuncias de manera reiterada sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía y de las Fuerzas Armadas en el contexto de la contención de las diversas protestas sociales en el país (...) en el curso de la represión, diversas personas habrían resultado heridas por golpes, disparos o por la utilización indiscriminada de gases lacrimógenos u objetos contundentes“.

Por su parte, Murillo cuestionó el proceder de la organización durante la administración del ex presidente indígena. ”¿Dónde estaba la CIDH en la matanza de Porvenir, la Calancha? ¿Dónde estaba la CIDH cuando pateaban y masacraban a los indígenas de Chaparina? ¿Dónde estaba la CIDH en estos últimos 14 años donde ha habido más de cien muertos en nuestro país por el Gobierno de Evo Morales? Esa es una pregunta que debe responder la CIDH”, dijo Murillo.

Los incidentes en Bolivia empezaron un día después de la celebración de las elecciones generales del 20 de octubre por las irregularidades en el conteo de los votos, lo que generó una avalancha de denuncias de los grupos de oposición que llevó a los primeros brotes de violencia que derivaron en un enfrentamiento abierto entre los defensores del presidente Evo Morales, la oposición y las fuerzas de seguridad.

Categorías: Política, América Latina.