MercoPress, in English

Jueves, 2 de diciembre de 2021 - 01:36 UTC

 

 


Para la Fed hay incertidumbre comercial y débil crecimiento de economía mundial

Jueves, 22 de agosto de 2019 - 20:50 UTC
La guerra comercial de Trump con Bejing elevó la incertidumbre mundial y frenó las inversiones de las empresas justo cuando China tiende a crecer menos La guerra comercial de Trump con Bejing elevó la incertidumbre mundial y frenó las inversiones de las empresas justo cuando China tiende a crecer menos
Tras cuatro aumentos de intereses en 2018, la Fed ha estado presionada por Trump de echar marcha atrás y a estimular la economía mediante un recorte de tasas Tras cuatro aumentos de intereses en 2018, la Fed ha estado presionada por Trump de echar marcha atrás y a estimular la economía mediante un recorte de tasas

Este miércoles la Reserva Federal (Fed) señaló que la incertidumbre comercial y el débil crecimiento mundial probablemente seguirán siendo un persistente riesgo que podría frenar a la economía de Estados Unidos. En su reunión de política monetaria de julio, cuando la Fed recortó las tasas de interés por primera vez en más de una década, los miembros de la entidad dijeron que tenían abiertas todas las opciones y evitaron señalizar que las tasas siguen un “curso predeterminado”.

La guerra comercial del Presidente Donald Trump con Bejing elevó la incertidumbre mundial y frenó las inversiones de las empresas justo cuando China tiende a crecer menos y Europa padece la incertidumbre del Brexit. La Fed espera que esos riesgos se mantengan y que “la continuada debilidad en el crecimiento económico mundial y las actuales tensiones comerciales tengan el potencial de enlentecer la actividad económica de Estados Unidos”, según la minuta de la entidad en su reunión de política monetaria del 30 y 31 de julio.

Luego de cuatro aumentos de tasas en 2018, el último en diciembre, la Fed ha estado presionada por Trump de echar marcha atrás y a estimular la economía mediante un recorte de los intereses. Aunque la minuta no alude a las presiones de Trump, miembros de la Fed dijeron que se “guiarán por la futura información y sus implicancias para las perspectivas económicas y evitan cualquier apariencia de seguir un curso predeterminado”.

La rebaja decidida en esa reunión fue vista como “parte de una recalibración” y, dada la incertidumbre que rodea a las perspectivas, los miembros de la Fed “subrayaron la necesidad de permanecer flexibles y enfocados en las implicancias de los futuros datos”. El presidente de la Fed, Jerome Powell, admitió en la conferencia de prensa del 31 de julio que el recorte fue un seguro “contra riesgos provenientes de un débil crecimiento económico mundial y la incertidumbre comercial”. Y la minuta mostró que los funcionarios estaban “conscientes” que las tensiones comerciales estaban lejos de ser solucionadas y que las incertidumbres podrían volver a intensificarse.

Además con la inflación obstinadamente baja, la minuta señala que un menor crecimiento de Estados Unidos podría demorar aún más que la tasa de inflación alcance el objetivo de 2%.

Los miembros de la Fed esperan un menor crecimiento en la segunda mitad del año pero a pesar de los riesgos siguen “viendo una sostenida expansión de la actividad económica, solidas condiciones del mercado laboral y la inflación cerca del objetivo”.

El Mandatario estadounidense se volvió a referir durante esta jornada al conflicto que hace más de un año lo tiene enfrentado con China, asegurando que él era “el elegido” para llevar adelante la guerra comercial.

“Soy el elegido. Alguien tiene que hacerlo, así que me estoy enfrentando a China. Me estoy enfrentando a China en comercio. ¿Y saben? Estamos ganando”, señaló el Presidente a los periodistas en la Casa Blanca antes de partir hacia Kentucky.