MercoPress, in English

Lunes, 17 de junio de 2019 - 17:39 UTC

Guterres hace un balance del 2018 y de los desafíos por delante

Jueves, 17 de enero de 2019 - 10:13 UTC
Sobresalen la amenaza que representa para el mundo el cambio climático, la urgencia de acelerar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las nuevas tecnologías Sobresalen la amenaza que representa para el mundo el cambio climático, la urgencia de acelerar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las nuevas tecnologías
Guterres resaltó que “no es difícil comprender” que las personas pierdan su confianza en las instituciones políticas, duden que los gobiernos nacionales Guterres resaltó que “no es difícil comprender” que las personas pierdan su confianza en las instituciones políticas, duden que los gobiernos nacionales
“Seamos claros. Esa falta de fe también alcanza a las Naciones Unidas”, afirmó el Secretario General de la ONU. “Seamos claros. Esa falta de fe también alcanza a las Naciones Unidas”, afirmó el Secretario General de la ONU.

El Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterres advirtió este miércoles que este 2019 el mundo sigue el mismo rumbo que doce meses atrás y ”las alarmas siguen sonando”.

“Los conflictos armados amenazan a millones de personas y el desplazamiento forzado se encuentra en niveles sin precedentes... La pobreza está lejos de ser erradicada y el hambre crece de nuevo. La desigualdad sigue aumentando”, destacó Guterres durante una reunión informal de la Asamblea General.

Entre las principales áreas de trabajo, sobresalen la amenaza que representa para el mundo el cambio climático, la urgencia de acelerar los esfuerzos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la ayuda que puedan prestar las nuevas tecnologías para conseguirlo.

Ante estas amenazas mundiales, Guterres resaltó que “no es difícil comprender” que las personas pierdan su confianza en las instituciones políticas, duden que los gobiernos nacionales se preocupen por ellas y cuestionen el valor de las instituciones internacionales.

“Seamos claros. Esa falta de fe también alcanza a las Naciones Unidas”, afirmó entonces.

Sin embargo, el Secretario General quiso resaltar que la unión de los países permitió a la ONU cumplir con múltiples objetivos durante 2018. “Gracias a su compromiso, hemos marcado la diferencia. Nos hemos centrado en los resultados, haciendo que las Naciones Unidas sean más respetadas y tengan mayor capacidad de reacción.

Entre los logros, destacó el impuso diplomático en varios frentes como el registrado en Yemen, donde un alto el fuego negociado por la ONU “ha abierto una ventana de esperanza para poner fin a la peor catástrofe humanitaria del mundo”; el inicio de un diálogo para la desnuclearización de la península de Corea; o la consecución del acuerdo de paz en Sudán del Sur.

Además, recordó la importancia de la adopción del Pacto para una Migración, Segura, Ordenada y Regular en Marrakech; la adopción en Katowice, Polonia, de un programa de trabajo basado en el Acuerdo de París contra el Cambio Climático; y el apoyo recibido para prestar asistencia humanitaria que ascendió a la cifra récord de 15.000 millones de dólares.

Asimismo, reconoció que algunos problemas de ámbito internacional están en fase de parálisis o continúan sin resolverse “desde el Cáucaso y Ucrania hasta Myanmar y el conflicto entre palestina e Israel”.

Por esa razón, calificó de “crucial” la unidad y el apoyo del Consejo de Seguridad para superar la inmovilización.

Por último Guterres advirtió sobre los ataques que sufren en todo el mundo valores como la paz, la justicia, la tolerancia o la solidaridad, a menudo a través de mensajes y opiniones nocivas que nos retrotraen al pasado y que se están asimilando en las corrientes principales.

“No olvidemos las lecciones de los años 30. Nunca debe haber lugar para la incitación al odio, la intolerancia o la xenofobia. Lucharemos en cualquier momento y lugar. Pero debemos hacer más…. para que los valores que defendemos prevalezcan realmente, debemos demostrar que comprendemos las ansiedades, los temores y las preocupaciones de las personas. Tenemos que abordar las causas profundas que llevan a las personas a sentirse abandonadas en un mundo en rápida evolución”, finalizó el Secretario General.