MercoPress, in English

Domingo, 21 de abril de 2024 - 08:34 UTC

 

 

Inusuales críticas de Lula da Silva y Petro sobre la polémica carrera presidencial en Venezuela

Sábado, 30 de marzo de 2024 - 06:28 UTC
Han sido varios los países que han censurado lo ocurrido con la exclusión de los dos líderes opositores. Pero esta vez ha llamado la atención que los gobiernos de Colombia y Brasil Han sido varios los países que han censurado lo ocurrido con la exclusión de los dos líderes opositores. Pero esta vez ha llamado la atención que los gobiernos de Colombia y Brasil

Las personalidades políticas sudamericanas Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil, y Gustavo Petro, de Colombia, han adoptado una postura inusual contra el gobierno de Venezuela, criticando su negativa a permitir que la candidata opositora Corina Yoris se inscriba para las próximas elecciones presidenciales.

Lula subrayó la gravedad de la situación, declarando: “No tiene explicación jurídica ni política prohibir que un adversario sea candidato”.

Petro se hizo eco del sentimiento, destacando la importancia de la democracia: “No hay izquierda cobarde, existe la probabilidad de, a través de la profundización de la democracia, cambiar el mundo.”

La polémica tiene su origen en la exclusión de Yoris, elegida por la líder opositora María Corina Machado, de la carrera presidencial, lo que desató la preocupación y la condena de aliados internacionales que anteriormente habían apoyado al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Yoris denunció que no pudo inscribirse en el sistema digital del Consejo Nacional Electoral y, vencido el plazo, ha sido excluida de la carrera al Palacio de Miraflores, sede del Gobierno venezolano. “Se están violando mis derechos”, protestó.

Han sido varios los países que han censurado lo ocurrido con la exclusión de los dos líderes opositores. Pero esta vez ha llamado la atención que los Gobiernos de Colombia y Brasil, gobernados por mandatarios de izquierda que hasta ahora habían mantenido buenas relaciones con Maduro, se hayan sumado al coro de críticas.

Maduro respondió a ambos refiriéndose al supuesto intento de magnicidio que dijo haber sufrido esta semana, cuando, según declaró sin presentar pruebas en un mitin con sus seguidores en Caracas, varios miembros del partido de Machado habían sido detenidos cuando se disponían a atentar contra su vida.

“Me persiguen para intentar atentar contra mi vida” y ”la izquierda cobarde no es capaz de condenar los golpes (sic), los atentados que intentan contra la revolución, contra la paz. Guardan un silencio cómplice“, afirmó.

Las críticas de Lula y Petro marcan un alejamiento significativo de su anterior apoyo a la administración de Maduro, señalando un cambio en el panorama político de la región.

Los dos países vecinos coincidieron en que la exclusión de Yoris y las posteriores detenciones de figuras de la oposición ponen de manifiesto las tensiones existentes en torno a las elecciones presidenciales de Venezuela y la erosión de las normas democráticas en el país.

En un comunicado emitido el pasado martes, después de que Yoris denunciara que no le había sido posible inscribir su candidatura, la Cancillería colombiana expresó su ”preocupación“ por las ”dificultades que enfrentan sectores mayoritarios de la oposición“ al intentar postular a sus candidatos.

Bogotá expresó la necesidad de un ”proceso electoral presidencial libre, justo y competitivo“ e instó al Gobierno y a la oposición a respetar el acuerdo alcanzado entre ambas partes en Barbados para facilitar la normalización política de Venezuela, en cuya negociación Colombia actuó como observador.

Desde Brasilia, en una comparecencia conjunta con el presidente francés, Emmanuel Macron, Lula declaró que no había habido ninguna explicación oficial sobre por qué Yoris no había podido inscribir su candidatura.

Lula calificó de ”grave“ el hecho de que Yoris no haya podido inscribirse. ”No tiene explicación jurídica ni política prohibir a un adversario ser candidato“, dijo Lula.

El gobierno brasileño, al igual que el colombiano, también mostró su ”preocupación” por la exclusión de Yoris y exigió el cumplimiento del acuerdo de Barbados.