MercoPress, in English

Jueves, 27 de enero de 2022 - 18:20 UTC

 

 

Ortega juramentado para quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto a su esposa

Martes, 11 de enero de 2022 - 09:54 UTC
La diatriba de Ortega contra Estados Unidos y la Unión Europea (UE) estuvo presente como siempre La diatriba de Ortega contra Estados Unidos y la Unión Europea (UE) estuvo presente como siempre

El comandante Daniel Ortega recibió este lunes la banda presidencial de manos del titular del Parlamento Gustavo Porras en la Plaza de la Revolución de Managua durante una ceremonia a la que asistieron aliados como Nicolás Maduro de Venezuela y Miguel Díaz-Canel de Cuba.

Será el quinto mandato de Ortega en el cargo, su cuarto período consecutivo y el segundo con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, luego de su cuestionable victoria en las elecciones del 7 de noviembre en las que la mayoría de sus contendientes estaban en la cárcel o en el exilio.

“Sí, juro”, respondió Ortega, de 76 años, quien se juramentó para estar en el cargo hasta 2027.

La diatriba de Ortega contra Estados Unidos y la Unión Europea (UE) estuvo presente como de costumbre, mientras se aprobaron nuevas sanciones contra allegados al líder nicaragüense.

A la ceremonia de toma de posesión también asistieron los expresidentes salvadoreños Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén -nacionalizados nicaragüenses-, así como el expresidente guatemalteco Vinicio Cerezo.

El exguerrillero sandinista, que gobierna Nicaragua a su antojo desde 2012, lleva 15 años seguidos en el poder tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir el país por primera vez de 1985 a 1990.

Antes de las elecciones de noviembre, las autoridades locales habían disuelto tres partidos políticos y arrestado a más de 40 líderes opositores, incluidos siete candidatos presidenciales, incluida la independiente Cristiana Chamorro, quien era la favorita, según varias encuestas.

La Organización de Estados Americanos (OEA) dijo que estas elecciones carecieron de “legitimidad democrática” y no fueron ni libres, ni justas, ni transparentes, mientras que Estados Unidos calificó el proceso como una “pantomima” y la UE como “falsas”.

El gobierno sandinista en respuesta acusó al organismo hemisférico de “injerencia” y denunció la Carta de la OEA, iniciando así el camino de dos años para retirarse de la entidad.

Al aterrizar en Managua, Maduro fue recibido con honores. Dijo que la asunción de Ortega demostraba “la vitalidad de la democracia nicaragüense”.

“Venimos con el más hermoso espíritu de solidaridad y hermandad”, prosiguió Maduro. “Como siempre llenos de los sueños del libertador Simón Bolívar y, sintiendo presente a nuestro comandante Hugo Chávez, extendemos nuestras felicitaciones al pueblo de Nicaragua por el ejemplar proceso electoral que vivió en noviembre”, dijo Maduro en el aeropuerto Augusto César Sandino.

La última vez que Maduro salió de Venezuela fue en septiembre de 2021, cuando asistió a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en México.

Categorías: Política, América Latina.