MercoPress, in English

Martes, 24 de mayo de 2022 - 03:12 UTC

 

 

Naciones Unidas condena el golpe de estado en Myanmar y pide solidaridad mundial

Martes, 2 de febrero de 2021 - 09:52 UTC
Bachelet subrayó que la fuerte presencia de fuerzas de seguridad alimenta los temores a que haya “una violenta represión de las voces disidentes” Bachelet subrayó que la fuerte presencia de fuerzas de seguridad alimenta los temores a que haya “una violenta represión de las voces disidentes”
António Guterres, expresó profunda preocupación y subrayó que los últimos eventos “representan un serio golpe a las reformas democráticas en Myanmar”. António Guterres, expresó profunda preocupación y subrayó que los últimos eventos “representan un serio golpe a las reformas democráticas en Myanmar”.

La Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó este lunes su preocupación por la situación política en Myanmar, pidió solidaridad internacional con ese país, e informó de que al menos 45 personas, entre ellos varios parlamentarios, han sido detenidos.

“Pido a la comunidad internacional que muestre su solidaridad con el pueblo birmano en este momento, y que todos los Estados con influencia tomen medidas para evitar el derrumbe de los frágiles avances democráticos y en derechos humanos que Myanmar ha logrado en su transición desde un régimen militar”, señaló en un comunicado.

La ex Presidenta chilena señaló que entre los detenidos tras la declaración militar de un estado de emergencia se encuentran líderes políticos pero también defensores de derechos humanos, periodistas y activistas.

“Hay preocupantes denuncias de ataques y amenazas a periodistas, restricciones de internet y en las redes sociales, que reducirán el acceso a la información y la libertad de expresión en este momento tan crucial para el pueblo de Myanmar”, subrayó la alta comisionada.

Bachelet subrayó que la fuerte presencia de fuerzas de seguridad en la capital birmana, Naipyidó, y en otras ciudades del país, alimenta los temores a que haya “una violenta represión de las voces disidentes”.

“Recuerdo a los líderes militares que Myanmar está obligada por las leyes internacionales de derechos humanos, que incluyen el respeto a la reunión pacífica, y pido que se abstengan de usar la fuerza de forma innecesaria o excesiva”, concluyó.

Paralelamente a las declaraciones de Bachelet, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, expresó su profunda preocupación y subrayó que los últimos acontecimientos “representan un serio golpe a las reformas democráticas en Myanmar”.

El Ejército birmano declaró este lunes el estado de emergencia y anunció que tomará durante un año el control político del país tras detener a varios miembros del Gobierno, incluida la líder birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.

Categorías: Política, Internacional.