MercoPress, in English

Lunes, 17 de junio de 2019 - 17:26 UTC

Trump eleva la apuesta: está dispuesto a imponer aranceles a toda importación de China

Sábado, 21 de julio de 2018 - 11:02 UTC
“Estamos pensando en una cantidad enorme. Estoy dispuesto a llegar a los 500 (mil millones de dólares)”, señaló Trump en una entrevista con el canal CNBC “Estamos pensando en una cantidad enorme. Estoy dispuesto a llegar a los 500 (mil millones de dólares)”, señaló Trump en una entrevista con el canal CNBC

El presidente Donald Trump aseguró que está “dispuesto” a imponer aranceles a las importaciones procedentes de China por valor de US$ 500.000 millones, en la que sería la tercera batería de gravámenes al país asiático en lo que va de año.

 “Estamos pensando en una cantidad enorme. Estoy dispuesto a llegar a los 500 (mil millones de dólares)”, señaló el mandatario en una entrevista concedida ayer al canal CNBC que fue emitida este viernes. Trump, de hecho, incluso afirmó que podría imponer barreras arancelarias a “todas” las importaciones chinas e insistió en que su país viene siendo “estafado” por el gigante asiático “desde hace mucho tiempo”.

Preguntado sobre si le preocupa que semejante medida pudiera tener un efecto negativo en la bolsa, el presidente se limitó a decir: “Bueno, de hecho, está bien; si baja, baja”.

De llevar a cabo esta acción, sería la tercera batería arancelaria que Washington adopta específicamente contra el Gobierno de Beijing, con el que Trump se ha enzarzado en una guerra arancelaria a base de gravámenes desde comienzos de julio.

Estados Unidos asestó el primer golpe, el pasado 5 de julio, al anunciar la imposición de aranceles a los productos chinos por valor de 34.000 millones de dólares, a lo que China respondió acto seguido con idénticas medidas por similar cuantía.

Hace diez días, Washington escaló el enfrentamiento al imponer, a modo de represalia por la respuesta asiática, nuevos aranceles del 10% a productos importados de China por valor de 200.000 millones de dólares.

Esta medida llevó al Ministerio de Comercio chino a presentar una denuncia formal ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), horas después de la celebración de la cumbre China-EU en Pekín en la que ambas partes se comprometieron a defender el sistema multilateral de comercio y rechazaron las medidas proteccionistas estadounidenses.