MercoPress, in English

Miércoles, 7 de diciembre de 2022 - 13:02 UTC

 

 

Oposición al gobierno de Gales pugna por un estado independiente

Martes, 11 de abril de 2017 - 05:45 UTC
“Una Escocia independiente puede sentar un precedente para Gales y genera mayor convencimiento para que podamos celebrar nuestro propio referendo” “Una Escocia independiente puede sentar un precedente para Gales y genera mayor convencimiento para que podamos celebrar nuestro propio referendo”
Leanne Wood es líder de Plaid Cymru (el Partido de Galesl), la agrupación política que promueve la independencia del Reino Unido. Leanne Wood es líder de Plaid Cymru (el Partido de Galesl), la agrupación política que promueve la independencia del Reino Unido.
”Gales no está cumpliendo su potencial debido al poder de Westminster, y podríamos hacer un trabajo mucho mejor si nos gobernamos a nosotros mismos” ”Gales no está cumpliendo su potencial debido al poder de Westminster, y podríamos hacer un trabajo mucho mejor si nos gobernamos a nosotros mismos”
 “Ser un país independiente es el estado normal para la mayoría de las naciones. Es lo que permite a un país tomar la mayoría de las decisiones sobre su propio futuro” “Ser un país independiente es el estado normal para la mayoría de las naciones. Es lo que permite a un país tomar la mayoría de las decisiones sobre su propio futuro”

Al calor del referendo que decidió la salida del Reino Unido de la Unión Europa y del que impulsa nuevamente Escocia como segundo intento de separarse de Londres, se cocina a fuego lento el avance independentista de Gales, una idea que sus impulsores reconocen tiene un apoyo minoritario en el territorio, pero con optimismo afirman que va creciendo.

 “Una Escocia independiente puede sentar un precedente para Gales y genera mayor convencimiento para que podamos celebrar nuestro propio referendo”, aseguró Leanne Wood, líder de Plaid Cymru (el Partido de Galesl), la agrupación política que promueve la independencia del Reino Unido.

Más de tres millones de habitantes, sin contar aquellos en la diáspora como la gran colonia en la Patagonia argentina, su propio lenguaje, su identidad celta, una capital en crecimiento como Cardiff, su literatura (especialmente de la mano derecha de Dylan Thomas) y hasta el deporte con la potencia de su equipo de rugby y el crecimiento en el fútbol (especialmente del pie izquierdo de Gareth Bale), son algunas razones de la lista que hacen de Gales una nación cultural.

“Ser un país independiente es el estado normal para la mayoría de las naciones. Es lo que permite a un país tomar la mayoría de las decisiones sobre su propio futuro. Gales no está cumpliendo su potencial debido al poder de Westminster, y podríamos hacer un trabajo mucho mejor si nos gobernamos a nosotros mismos”, manifestó Wood, la primera mujer en liderar su partido.

Justamente la distancia ideológica con Londres es otra razón que argumenta la agrupación nacionalista para buscar la separación, sobre todo en tiempos en que el primer ministro británico es un representante del Partido Conservador: fuese Margaret Thatcher con su pelea con los mineros en huelga (Gales fue famoso por sus yacimientos de carbón) o actualmente Theresa May.

Es que en todas las elecciones de 1922 hasta la fecha, los galeses se volcaron mayoritariamente por el Partido Laborista, agrupación que también lidera la Asamblea Nacional de Gales, el órgano de gobierno creado en 1998 para devolver algunas competencias que tenía hasta entonces el Parlamento británico y que sirvió para descomprimir ciertas rispideces con el gobierno central.

Las encuestas sugieren que los galeses prefieren que esa Asamblea tenga más poderes antes que la opción por la secesión, pero Wood insistió que Plaid Cymru “espera un mayor apoyo a la independencia y condiciones más favorables para eso si el Reino Unido deja de existir como tal debido a que Escocia vote por el `sí` en su referéndum”.

Por el momento el partido ocupa 11 escaños en la Asamblea (tenía 12 pero uno de sus representantes ahora es “independiente”), convirtiéndose en la principal oposición al gobierno galés. Su plataforma sigue sin lograr convencer a la mayoría, como ocurrió durante la campaña por el brexit en la que respaldó la opción de quedarse en la Unión Europea pero ganó dejar el bloque un 53% contra un 47%.

“Abogamos por el voto de `permanecer` y esto habría dado a Gales más influencia en las negociaciones. Sin embargo, tenemos que aceptar que el resultado fue contrario. Pero Gales todavía tiene la oportunidad de negociar su propio beneficio en la forma en la que el brexit tendrá lugar”, explicó Wood.

Categorías: Política, Internacional.