MercoPress, in English

Miércoles, 25 de mayo de 2022 - 13:20 UTC

 

 

Trump con líderes de OTAN en mayo en Europa; expresó “profundo apoyo” a la alianza

Lunes, 6 de febrero de 2017 - 10:52 UTC
Trump expresó su “profundo apoyo a la OTAN” pero llamó a los miembros europeos a hacer más, afirmó la Casa Blanca en un comunicado Trump expresó su “profundo apoyo a la OTAN” pero llamó a los miembros europeos a hacer más, afirmó la Casa Blanca en un comunicado
El anuncio surgió luego de una conversación telefónica entre el presidente y el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg. El anuncio surgió luego de una conversación telefónica entre el presidente y el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

Donald Trump se reunirá con líderes de la OTAN en mayo, informó la Casa Blanca este domingo, tras una conversación telefónica entre el presidente de Estados Unidos y el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

 El mandatario expresó su “profundo apoyo a la OTAN” pero llamó a los miembros europeos a hacer más, afirmó la Casa Blanca en un comunicado en el que añadió que Trump “acordó participar en una reunión de líderes de la OTAN en Europa en mayo” .

“Las partes acordaron continuar con la estrecha coordinación y cooperación para hacer frente a toda la gama de desafíos de seguridad a los que se enfrenta la OTAN”, añadió el comunicado.

Estados Unidos realiza un aporte financiero importante a la OTAN y durante su campaña Trump urgió a los miembros a aumentar su contribución. “Los líderes discutieron acerca de cómo alentar a todos los aliados de la OTAN a cumplir con sus compromisos de gastos de defensa”, según el texto.

El mandatario estadounidense dejó preocupados a los líderes europeos apenas llegó a la Casa Blanca, al tomar una postura más suave frente a Moscú y poniendo en cuestión el compromiso estadounidense con una alianza que calificó de “obsoleta”.

Trump se había mostrado muy crítico durante su campaña con la alianza atlántica, en momentos en que Rusia era vista en Europa como una amenaza y la OTAN, ampliamente impulsada por Estados Unidos, parecía ser la única muralla contra Vladimir Putin. Según la Casa Blanca, las partes también discutieron acerca de cómo resolver pacíficamente la crisis ucraniana.