MercoPress, in English

Sábado, 22 de enero de 2022 - 15:27 UTC

 

 

Cruz apela a votantes de Rubio, y el establishment republicano a una convención dividida

Miércoles, 16 de marzo de 2016 - 19:44 UTC
“Los recibimos con los brazos abiertos”, dijo Ted Cruz a los seguidores de Rubio, con la esperanza de que el voto contrario a Trump se aglutine ahora en torno a él. “Los recibimos con los brazos abiertos”, dijo Ted Cruz a los seguidores de Rubio, con la esperanza de que el voto contrario a Trump se aglutine ahora en torno a él.
Cruz ignoró en su discurso al gobernador de Ohio, John Kasich, quien logró vencer en su estado a Trump y negarle así 66 delegados claves Cruz ignoró en su discurso al gobernador de Ohio, John Kasich, quien logró vencer en su estado a Trump y negarle así 66 delegados claves

El senador por Texas y aspirante presidencial de EE.UU. Ted Cruz pidió el apoyo de los seguidores de Marco Rubio, quien anunció su retiro de las primarias republicanas, y presentó lo que queda de campaña como un duelo con Donald Trump.

 ”Desde mañana (miércoles) cada republicano tiene una elección clara, solo dos campañas tienen un camino plausible a la nominación”, defendió Cruz en un discurso en Houston (Texas) antes de conocer los resultados de las primarias de Missouri.

Cruz se prodigó en halagos para su “amigo y colega” Marco Rubio y su “fuerte y positiva” campaña que “inspiró a muchos en todo el país”, tras la retirada del senador ante su rotunda derrota en las primarias de Florida.

“Los recibimos con los brazos abiertos”, dijo a continuación a los seguidores de Rubio, con la esperanza de que todo el voto contrario a Trump se aglutine ahora en torno a él.
“Nadie más tiene la capacidad matemática (de vencer a Trump), solo una campaña ha vencido a Donald Trump una y otra vez a lo largo y ancho del país desde Alaska hasta Maine”, argumentó.

Cruz ignoró así en su discurso al gobernador de Ohio, John Kasich, uno de los protagonistas de la noche al vencer en su estado a Trump y negarle así 66 delegados que habrían sido claves en su camino a la nominación.

La esperanza del “establishment” republicano no es que Kasich haga algo matemáticamente imposible como vencer a Trump, porque los 1.000 delegados que quedan en juego no son suficientes para que logre la mayoría necesaria ni en el mejor de los escenarios.

Lo que busca el aparato republicano, y también Kasich, es evitar que el magnate se haga con esa mayoría y, por tanto, el candidato se elija en una convención disputada. Ese escenario, que no ocurre desde 1976 y que cada vez es más plausible, al no tener nadie la mayoría, los delegados votarían libremente y podría incluso presentarse un candidato que no haya participado en las primarias.

Cruz prefiere vencer a Trump antes de la Convención Nacional Republicana de julio, consciente de que no cuenta con el favor del núcleo tradicional del partido, que podría presentar un nuevo candidato de su gusto en esa reunión.

El senador Ted Cruz ha labrado su carrera política como férreo opositor del “establishment” republicano y al calor del movimiento ultraconservador Tea Party, por eso es muy difícil para la elite del partido aferrarse a él para vencer a Trump como lo hicieron con Rubio.

Categorías: Política, Estados Unidos.