MercoPress, in English

Martes, 25 de enero de 2022 - 08:29 UTC

 

 

Bajan un 5% las naftas en Argentina a partir del 1 de enero

Miércoles, 24 de diciembre de 2014 - 07:27 UTC
La cuenta oficial de Twitter de la mandataria argentina celebra la baja del precio de la nafta La cuenta oficial de Twitter de la mandataria argentina celebra la baja del precio de la nafta

Kicillof impulsó la adecuación de los precios a las cotizaciones mundiales del crudo. CFK celebró la medida, que a pesar del contexto global, no había sucedido “Never in the life”.

 El gobierno argentino acordó una baja del 5% en el precio minorista de los combustibles a partir del 1 de enero próximo, luego de un acuerdo con los diez gobernadores integrantes de la Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI) y empresas petroleras.

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el CEO de YPF, Miguel Galuccio, fueron los encargados de trazar los lineamientos finales del convenio, anunciado oficialmente por De Vido y su par de Economía, Axcel Kicillof. a quien se atribuye la iniciativa de impulsar un ajuste del precio en función de lo que sucede con el petróleo a nivel mundial, frente a la negativa que prevalecía en YPF.

En la Argentina de las últimas décadas nunca bajaron ni los combustibles ni la cotización del dólar estadounidense con respecto al peso local, independientemente de lo que sucediera a nivel mundial. La presidente Cristina Fernandez de Kirchner se hizo eco de esa realidad en su cuenta de Twitter: “Que cuando bajaba el precio del petróleo bajaba el precio del combustible? NUNCA. Never in the life!... ”, dijo la mandataria para exhibir la medida como un logro más de su administración.

El gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, destacó “la búsqueda del consenso de todos los sectores para preservar las fuentes de trabajo, mantener la producción y sostener la competitividad del sector de los combustibles”.

Pero tanto YPF como las provincias pertenecientes a la OFEPHI plantearon una serie de objeciones ante una eventual resignación de ingresos. En el caso de YPF, obviamente, se verían afectados los ingresos por ventas en momentos en que necesita de fondos para sostener su plan de inversiones. Por su lado, las provincias adujeron que si se libera el precio de comercialización del crudo -y se hace a precio internacional- cederían una parte importante de sus regalías que a la fecha se les liquidan a un precio de alrededor de u$s80 el barril.

La baja del crudo local redundará en un menor precio final de los combustibles refinados pero resulta clave que dicha caída no termine afectando a las inversiones para exploración y producción de hidrocarburos, lo cual, en el caso de los yacimientos no convencionales en Argentina hoy requiere contar con un precio del barril en torno a los 78-80 dólares, de acuerdo con análisis del mercado de hidrocarburos.

Las provincias productoras también procuran preservar los actuales precios del crudo para no ver afectados sus ingresos por regalías y por ello el proyecto en estudio considera una reducción de la carga impositiva que aplica la Nación sobre los refinados, como un modo de “repartir las cargas” entre las tres partes y viabilizar la baja en los precios en las bocas de expendio.

La carga impositiva sobre los combustibles ronda actualmente el 40% para las naftas y el 45% para el gasoil.

La ecuación en estudio entonces combina una leve baja del precio del barril combinada con una menor carga fiscal en los refinados.

Una baja de los precios al consumidor, se estima, redundaría en una recuperación las ventas de combustibles, alicaídas en los últimos meses.

YPF cuenta actualmente con el 65% del mercado interno de los combustibles líquidos, lo que resulta una referencia ineludible para el resto de las compañías operadoras, sobre todo si no son petroleras integradas en toda la cadena de la industria.