MercoPress, in English

Lunes, 15 de julio de 2024 - 10:59 UTC

 

 

Los argentinos están peor con Milei, según un estudio

Sábado, 6 de julio de 2024 - 10:25 UTC
Tener trabajo no significa salir de la pobreza en Argentina Tener trabajo no significa salir de la pobreza en Argentina

Estudios publicados esta semana corroboran que los argentinos están peor bajo la presidencia de Javier Milei, con personas que se hunden en la pobreza a pesar de tener empleos formales, lo que se refleja en la disminución del consumo de carne roja, entre otros productos, en un país que solía encabezar las listas mundiales.

Al menos el 35% de los ocupados son pobres, detectó una investigación del Centro RA de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, a través del análisis de datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) sobre empleo, actividad e ingresos en el primer trimestre de 2024. El estudio detectó un crecimiento del desempleo del 32,4% entre el cuarto trimestre de 2023 y el primero de 2024, lo que representó unas 1.088.000 personas sin trabajo.

Sin embargo, lo peor vino cuando se dio cuenta de que muchos de los que sí tienen trabajo siguen siendo pobres. A finales de 2023, ya había un 34,9% de ocupados por debajo del umbral de pobreza, lo que siguió en aumento debido al incremento de la canasta básica total. La tendencia viene desde hace años, pero tuvo un fuerte salto en el último semestre, determinó el análisis, ya que los ingresos cayeron 40% en promedio desde 2017, pero 14% solo en los últimos seis meses.

La tasa de empleo actual de Argentina es similar a la del final de los confinamientos por Covid-19 (tercer trimestre de 2021), pero el desempleo sigue creciendo en lugar de mostrar signos positivos mientras la actividad económica del país se encamina a una franca recesión. El conjunto de desempleados está formado por todos aquellos sin trabajo que están en búsqueda activa. La construcción representa el 42,7% de los puestos perdidos, seguida del sector productivo y, muy de cerca, del comercio y los servicios financieros e inmobiliarios.

Según otra encuesta, el consumo de carnes rojas en Argentina, sobre todo de asado, se acerca a mínimos históricos, con 45 kg per cápita previstos para este año, cuando solía alcanzar una media de 73 kg, según la Bolsa de Rosario.

No obstante, Argentina sigue siendo uno de los países con mayor consumo per cápita, con una ingesta prácticamente igual a la de Uruguay y superando ampliamente a Estados Unidos (38 kg), Australia (27 kg) y Chile (26 kg).

En la actualidad, esta tendencia “se ve agravada por la actual recesión que atraviesa la economía argentina y que lleva a muchos consumidores a volcarse al pollo y al cerdo, por ser alternativas más económicas”, señaló un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario. En este escenario, el consumo total de carne vacuna, aviar y porcina en Argentina podría rondar los 105,7 kg. por habitante en 2024, lo que representaría una caída del 9% respecto a 2023 y el consumo más bajo desde 2011. También por primera vez en los registros, el residente argentino promedio consumiría en 2024 la misma cantidad de carne vacuna que de carne aviar (alrededor de 44,5 kg), se subrayó también.

Categorías: Economía, Política, Argentina.