MercoPress, in English

Sábado, 22 de junio de 2024 - 00:17 UTC

 

 

España, Noruega e Irlanda reconocen la condición de Estado de Palestina

Jueves, 23 de mayo de 2024 - 10:51 UTC
El terrorismo paga, dijo el ministro de Exteriores Yisrael Katz tras los anuncios El terrorismo paga, dijo el ministro de Exteriores Yisrael Katz tras los anuncios

El Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció este miércoles que su país reconocerá la condición de Estado de Palestina a partir del 28 de mayo. Además de España, Noruega y la República de Irlanda adoptarán la misma postura. Fue el segundo movimiento diplomático significativo del líder socialista esta semana, tras retirar de Buenos Aires a la embajadora María Jesús Alonso Jiménez. De los 193 Estados miembros de Naciones Unidas, 143 han reconocido un Estado independiente de Palestina, entre ellos China y Rusia.

La decisión de Sánchez respecto al país sudamericano se debió a diferencias verbales entre él y miembros de su gabinete con el presidente argentino, Javier Milei, firme partidario de Israel en el actual conflicto con Hamás.

Sin embargo, el jefe del Gobierno español insistió que reconocer a Palestina no iba contra nadie, y mucho menos “contra el pueblo de Israel” o “contra los judíos”. Sánchez también subrayó que la decisión no era “a favor de Hamás” como sostenían legisladores de la oposición derechista del Partido Popular y Vox “en un vergonzoso intento de sacar tajada política de este asunto” en consonancia con la postura del Gobierno israelí.

“Este reconocimiento no va contra nadie, va a favor de la convivencia pacífica entre Israel y Palestina, va a favor de la solución de los dos Estados, va a favor del derecho internacional, de quienes quieren que el mundo no se rija por la voluntad del más fuerte”, argumentó Sánchez. También consideró que seguramente la medida no gustará a algunos dirigentes israelíes y que habrá consecuencias. “Estamos dispuestos a asumirlas porque pensamos que el objetivo de la diplomacia no es no molestar a nadie sino defender nuestros propios intereses y valores de forma pacífica y eso es lo que estamos haciendo hoy”.

Sánchez también sostuvo que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, “sigue haciendo oídos sordos, bombardeando hospitales, escuelas, hogares y castigando a más de un millón de personas” en Gaza “con hambre, frío y terror”, por lo que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, ha pedido una orden de detención contra él, así como contra el ministro de Defensa israelí, Yuval Gallant, y tres altos dirigentes de Hamás.

Para el presidente del Gobierno español, luchar contra el grupo terrorista Hamás es “legítimo y necesario”, pero Netanyahu “está generando tanto dolor, tanta destrucción y tanto rencor en Gaza y en el resto de Palestina que la solución de los dos Estados está en serio peligro”.

“Si algo tengo claro es que Netanyahu no tiene un proyecto de paz para Palestina”, señaló asimismo Sánchez.

También este miércoles, el primer ministro noruego, Jonas Gahr Støre, anunció que “no puede haber paz en Oriente Próximo si no hay reconocimiento”.

“Los palestinos tienen un derecho fundamental e independiente a su propio Estado. Tanto israelíes como palestinos tienen derecho a vivir en paz en Estados separados”, añadió.

El Primer Ministro irlandés, Simon Harris, subrayó que Hamás “no es el pueblo palestino” y que la decisión del miércoles se había tomado “para ayudar a crear un futuro pacífico”.

El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, agradeció a Harris tan “valiente” paso y confió en que otros países emitan en breve declaraciones de reconocimiento similares. La prensa ha señalado a Gran Bretaña, Australia, Malta y Eslovenia, miembros de la UE, como los próximos candidatos a seguir el ejemplo. El Secretario General de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Hussein al-Sheikh, habló de un “momento histórico” tras décadas de lucha.

En este escenario, Israel retiró a sus embajadores de los tres países porque estaban enviando un mensaje al mundo de que “el terrorismo paga” y, a partir de ahora, Palestina intentaría repetir una y otra vez la masacre del 7 de octubre. “No consentiremos esto”, dijo Netanyahu. “A este mal no se le puede dar un Estado”, añadió.

Israel afirma que la AP ya apoya el terror y la destrucción de Israel y que, por tanto, no puede ser un socio para la paz. El ministro de Asuntos Exteriores, Yisrael Katz, escribió en X que Israel no permanecería en silencio ante quienes “socavan su soberanía y ponen en peligro su seguridad”.

“Este paso distorsionado de estos países es una injusticia a la memoria de las víctimas del 7/10, un golpe a los esfuerzos para devolver a los 128 rehenes, y un impulso a Hamás y a los yihadistas de Irán, que socava la posibilidad de paz y cuestiona el derecho de Israel a la autodefensa”, escribió también Katz en las redes sociales.

Categorías: Política, Internacional.