MercoPress, in English

Domingo, 3 de marzo de 2024 - 12:03 UTC

 

 

Ministro de Economía boliviano dice que la calificación a la baja de Fitch fue sesgada

Jueves, 8 de febrero de 2024 - 10:28 UTC
Es evidente que se trata de una mala contabilidad por parte de Fitch, argumentó Montenegro Es evidente que se trata de una mala contabilidad por parte de Fitch, argumentó Montenegro

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, afirmó que la última calificación otorgada a Bolivia por la agencia Fitch Ratings implica una “visión sesgada”, según la cual la deuda pública total del país, interna y externa, representa el 71,7% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando en realidad asciende al 46%.

“La deuda interna sumada a la deuda externa da 46% del PIB, no 71%, entonces está claro que es una mala contabilidad, pero seguimos considerando que el nivel de deuda externa no es un problema que llame la atención de los inversionistas”, dijo Montenegro en una entrevista al mostrarse en desacuerdo con la decisión de Fitch de rebajar el martes de B- a CCC la calificación de Bolivia en Reservas Internacionales Netas (RIN), lo que aumenta “los riesgos para la estabilidad macroeconómica y la capacidad de servicio de la deuda”.

Asimismo, Montenegro señaló que créditos externos por unos 804 millones de dólares están pendientes de tratamiento en la Asamblea Legislativa Plurinacional. Según datos del Banco Central de Bolivia (BCB), las Reservas Internacionales Netas del país cerraron el año pasado en 1.709 millones de dólares, una caída del 55% respecto a 2022 debido, en parte, al encarecimiento de las importaciones de combustibles, que ha obligado a utilizar recursos para garantizar el abastecimiento.

“Es probable que los grandes déficits fiscales, financiados en gran medida con préstamos del banco central; y la ausencia de un plan de consolidación concreto sigan ejerciendo presión sobre las reservas”, argumentó Fitch. La agencia de calificación añadió que este escenario se reflejaba en el racionamiento de divisas y la aparición de tipos de cambio en el mercado paralelo (negro), al tiempo que “aumentan los riesgos para la capacidad de servicio de la deuda.”

Fitch señaló que las RIN cayeron en 2023 de 2.100 millones de dólares a 1.700 millones, de los cuales 1.570 millones corresponden a reservas de oro y sólo 166 millones a divisas. “En diciembre de 2023, el BCB también realizó una operación de recompra con un banco comercial, proporcionando 99 millones de dólares en divisas que se descontaron de las reservas porque utilizó otro activo de reserva como garantía; que probablemente habría sido oro. La publicación menos puntual de los datos sobre reservas ha aumentado la incertidumbre”. Fitch prevé que el déficit por cuenta corriente aumente del 1,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2023 al 1,9% en 2024. Además, destaca que las exportaciones de gas siguen disminuyendo debido a la caída de la producción, “mientras que las importaciones de combustible fuertemente subvencionado siguen siendo altas”.

“Bolivia está excluida de los mercados globales de capital con rendimientos de bonos 2028 de 24% a enero de 2024. El BCB ha cambiado las reglas para incentivar la repatriación de activos extranjeros por parte de bancos y fondos de inversión, lo que podría ayudar a aliviar las presiones a corto plazo, pero la falta de ajuste de políticas significa que es probable que continúen las presiones externas”, explicó también Fitch al pronosticar que la deuda pública de Bolivia subirá a 73,8% del PIB en 2024, frente a 71,7% en 2023 y 66,5% en 2022. También proyecta que el crecimiento de Bolivia se desacelerará a 2,1% en 2023 desde 3,6% en 2022, y prevé un crecimiento de 1,8% en 2024.

La oficina de Montenegro insistió en que la evaluación de Fitch carece de un análisis en su verdadera dimensión de los resultados positivos alcanzados en la economía nacional y los esfuerzos realizados para hacer frente al adverso entorno internacional. El gobierno boliviano mantiene una política fiscal sostenible que continuará promoviendo la diversificación económica en sectores generadores de renta y empleo, para fomentar un crecimiento económico sostenible e integrador. Asimismo, reafirma su compromiso de promover la seguridad alimentaria, energética, sanitaria y la protección social, para mejorar la calidad de vida de la población, señaló también el Ministerio en un comunicado.