MercoPress, in English

Lunes, 4 de marzo de 2024 - 21:41 UTC

 

 

Una empresa ha iniciado el proceso para convertirse en la nueva aerolínea de bandera uruguaya

Miércoles, 31 de enero de 2024 - 15:36 UTC
SUA planea posicionar sus operaciones en el aeropuerto de Carrasco y desplegar una flota de seis aviones Airbus en 18 meses, ampliándose a diez en los tres primeros años SUA planea posicionar sus operaciones en el aeropuerto de Carrasco y desplegar una flota de seis aviones Airbus en 18 meses, ampliándose a diez en los tres primeros años

Sociedad Uruguaya de Aviación (SUA), una empresa privada, ha iniciado el proceso para convertirse en la nueva compañía aérea de bandera de Uruguay. La empresa está dirigida por Antonio Rama, comandante uruguayo afincado en Doha desde hace una década.

SUA ha manifestado su intención de presentar la documentación necesaria para comenzar a operar en Uruguay en una carta dirigida al Presidente Luis Lacalle Pou y a los principales ministros. La decisión se tomó tras unas conversaciones que comenzaron hace seis meses, lo que demuestra un enfoque proactivo para capitalizar las oportunidades que presenta una compañía aérea de bandera, según transmitió el Subsecretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Olaizola.

El subsecretario Remo Monzeglio afirmó: “Agradecemos la buena intención y esperaremos la certificación. Una vez finalizada, recibirán todo nuestro apoyo desde el Ministerio de Turismo”.

Uruguay solía tener una aerolínea de bandera. Pluna, que pertenecía íntegramente al Estado uruguayo, empezó a operar en 1936. Sin embargo, debido a las crecientes dificultades financieras, la empresa cerró el 5 de julio de 2012, apenas dos días después de una huelga de trabajadores. El entonces gobierno de José “Pepe” Mujica decidió poner fin a las operaciones de la aerolínea de bandera nacional tras 76 años de servicio.

SUA tiene previsto situar sus operaciones en el aeropuerto de Carrasco y desplegar una flota de seis aviones Airbus en un plazo de 18 meses, que se ampliará a diez en los tres primeros años. La compañía pretende generar 300 puestos de trabajo directos altamente cualificados y más de 1.500 indirectos.

La carta de SUA también revela planes para una asociación estratégica con Airbus, negociando el establecimiento del primer centro de mantenimiento y operaciones de la compañía para América Latina en Uruguay. En los próximos cinco años, SUA tiene previsto instalar el primer simulador de vuelo completo de categoría D para la formación de pilotos regionales.

La iniciativa está dirigida por Rama, una figura experimentada en el sector de la aviación que actualmente es instructor de Boeing 777 en Qatar Airways. Rama es fundador y presidente de U Air, además de haber participado en los planes de negocio de Pluna y LeadGate, lo que le hace idóneo para el proyecto. Según El Observador, Rama aporta una gran experiencia a la iniciativa.

La última aerolínea de bandera uruguaya fue Amaszonas Uruguay, que dejó de operar en enero de 2021. Antes, BQB Líneas Aéreas, que comenzó a volar en 2010, llevó la bandera uruguaya hasta que fue vendida a la boliviana Amaszonas en 2015.

Entre 2015 y 2016 también operó Alas Uruguay, una aerolínea de bandera uruguaya creada por ex trabajadores de Pluna tras el cierre de esta última empresa.

Algunos destinos

Ya en octubre de 2023, el subsecretario de Turismo de Uruguay, Remo Monzeglio, dijo que había varias aerolíneas interesadas en volar bajo la bandera del país sudamericano.

“De hecho, algunas están volando bajo bandera uruguaya con permiso temporal”, señaló Monzeglio.

“Uruguay tiene acuerdos internacionales que les permitirían llegar a determinados destinos, ese es un activo que tenemos y eso es lo que explica que muy pronto una aerolínea comience a volar desde Curitiba, una ciudad brasileña de dos millones de habitantes con un poder adquisitivo medio-alto y alto”, añadió.

Uruguay y Brasil acaban de inaugurar el primer aeropuerto binacional de la región. Está situado en la ciudad norteña de Rivera, cerca de la frontera con Brasil, y es una de las grandes apuestas del gobierno de Lacalle Pou para mejorar la conectividad de Uruguay con el mundo.