MercoPress, in English

Viernes, 9 de diciembre de 2022 - 03:40 UTC

 

 

Petro y Blinken tratan temas bilaterales en Bogotá

Martes, 4 de octubre de 2022 - 10:18 UTC
Blinken destacó que las relaciones entre Colombia y Estados Unidos han girado en torno al respeto a la democracia y los Derechos Humanos Blinken destacó que las relaciones entre Colombia y Estados Unidos han girado en torno al respeto a la democracia y los Derechos Humanos

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, y el presidente de Colombia, Gustavo Petro, repasaron este lunes una serie de asuntos bilaterales que han cambiado tras la toma de posesión del primer jefe de Estado de izquierdas al frente del país sudamericano, viejo aliado de Washington y de la OTAN.

“Tenemos muchos puntos en común en prácticamente todos los problemas que tenemos que abordar. En la lucha contra las drogas, por ejemplo, apoyamos firmemente el enfoque integral de la administración Petro”, dijo Blinken en una conferencia de prensa posterior a la reunión en la Casa Nariño.

Las palabras de Blinken se produjeron después del fuerte alegato que hizo Petro ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el que criticó la guerra frontal contra el narcotráfico patrocinada por Estados Unidos durante décadas.

El máximo diplomático estadounidense coincidió en la necesidad de un enfoque “integral” que, además de perseguir a los criminales, busque ayudar a los campesinos a encontrar cultivos alternativos a las actividades ilícitas, al tiempo que defienda el medio ambiente y reduzca el consumo y la demanda de drogas.

Petro dejó claro que se opone a erradicar los campos de cultivo con glifosato, una estrategia que “no funciona y criminaliza a los cultivadores de hoja de coca”. También insistió en marcar la diferencia entre los campesinos y los narcotraficantes, para lo cual pidió ayuda a Estados Unidos para aumentar la vigilancia de la droga que sale de Colombia por aire y mar, y “aumentar la capacidad de inteligencia para capturar a los dueños del narcotráfico”.

Blinken también destacó que las relaciones entre Colombia y Estados Unidos han girado en torno al respeto a la democracia y los Derechos Humanos, el cuidado del medio ambiente y el fortalecimiento de la economía de ambas naciones. También admitió que Estados Unidos será la primera potencia extranjera en refrendar el capítulo étnico del Acuerdo de Paz, que reconoce la responsabilidad del Gobierno con los grupos indígenas y afrodescendientes a través del programa de USAID, que promoverá la inclusión étnica, la innovación en la agricultura y las energías renovables, la seguridad en las zonas rurales y la reducción de la violencia de género. El cambio climático y el medio ambiente fueron otros temas de la reunión.

“El enfoque integral es lo que define nuestra asociación, y eso incluye abordar la crisis climática, un área en la que el presidente ha demostrado su liderazgo mundial. Reconocemos que como segundo emisor después de China, y el mayor emisor históricamente, Estados Unidos tiene una responsabilidad especial para estar a la altura de las circunstancias”, dijo Bilnken al tiempo que se comprometió a trabajar con el Congreso para proporcionar 11.400 millones de dólares para aumentar el apoyo a los países más afectados por el cambio climático.

En cuanto a la migración y el papel de Venezuela como posible garante en el proceso de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Blinken destacó la “generosidad” de Colombia al acoger a los venezolanos que salen de su país ofreciéndoles un estatus de protección temporal que debería ser un “modelo para la región y el mundo” en medio de una crisis humanitaria y confió en que el régimen de Nicolás Maduro tome medidas para “restaurar la democracia” con elecciones libres y justas. Petro respondió solicitando un Estatus de Protección Temporal para los migrantes colombianos en Estados Unidos. “Creo que es necesario”, dijo.

Sobre Cuba, Blinken dijo que Estados Unidos seguirá evaluando si se mantiene su designación como país promotor del terrorismo. Petro calificó esta decisión como “una injusticia” y pidió que se corrija ya que la reanudación de las conversaciones de paz incluye a este país como garante. También insistió en la relación entre la crisis climática, la persecución de los campesinos y la lucha contra las drogas. Blinken subrayó que el estatus de Cuba se deriva de “criterios claros, leyes claras y requisitos claros” de la legislación estadounidense. Aún así, deseó que Petro desempeñe un papel en la reanudación de las negociaciones de Maduro con la oposición venezolana; “Nuestra esperanza para Venezuela es que el régimen de Maduro y la plataforma unida puedan llevar a cabo un diálogo que conduzca a las condiciones necesarias para unas elecciones libres”.

Petro también se centró en su objetivo de “paz total” y en la suspensión de las órdenes de extradición contra los representantes de los diálogos del ELN que se sometan a la justicia y jueguen un papel en el esclarecimiento de la verdad, mientras que los que no busquen la justicia o no cumplan con la garantía de no repetición, sin duda tendrían que ser extraditados a los Estados Unidos. Blinken dijo que EE.UU. respeta las decisiones soberanas de Colombia y que las extradiciones buscan beneficiar a la justicia en ambos países.

Blinken también dijo que Estados Unidos apoyó el capítulo de los Acuerdos de Paz dedicado a la defensa de los derechos de los indígenas y afrocolombianos. “Es una visión que Estados Unidos apoya”, dijo Blinken, quien agradeció a Petro y a la vicepresidenta Francia Márquez su “compromiso con la plena implementación” de los Acuerdos.

“No puedo estar aquí como mujer negra y víctima sin reafirmar nuestro compromiso con la paz. Decirles que aún no hemos logrado silenciar todas las balas”, dijo Márquez, la primera vicepresidenta afrocolombiana del país.