MercoPress, in English

Lunes, 26 de setiembre de 2022 - 12:00 UTC

 

 

Perro doméstico contrajo viruela del mono

Jueves, 18 de agosto de 2022 - 09:58 UTC
Los expertos sabían desde el principio que podía producirse la transmisión de los humanos a las mascotas Los expertos sabían desde el principio que podía producirse la transmisión de los humanos a las mascotas

Los expertos emitieron el miércoles una serie de recomendaciones después de que la revista médica The Lancet informara la semana pasada del primer caso de transmisión de viruela del mono de humanos a un perro en Francia.

“Este es el primer caso conocido de transmisión entre humanos y animales, y creemos que el primer caso de un perro infectado”, dijo Rosamund Lewis, directora técnica de la OMS para la vigilancia del virus. Lewis también dijo que la gestión de los residuos era “fundamental” para reducir el riesgo de contaminación a roedores y otros animales salvajes.

“La situación más peligrosa es cuando el virus salta a un pequeño mamífero con una alta densidad de población”, dijo a la prensa el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan. “El virus no mutará más rápido si está en un solo perro que si está en un solo humano”, añadió. No obstante, los expertos aconsejan a los infectados que se aíslen de sus mascotas.

El término viruela del mono se utilizó después de que el virus se detectara en 1958 en monos en un laboratorio de Dinamarca, pero el virus también se encontró en otros animales, principalmente roedores. La enfermedad se detectó por primera vez en humanos en 1970 y es menos peligrosa y contagiosa que la viruela, que se erradicó en 1980.

El virus puede transmitirse de animal a humano, pero la reciente explosión de casos se debe a la transmisión de persona a persona por contacto estrecho.

Un galgo italiano habría contraído el virus en julio a través de una pareja que dormía junto a su mascota. El perro desarrolló lesiones y posteriormente se le diagnosticó el virus.

Los pacientes infectados por la viruela del mono deben evitar todo contacto directo con los animales domésticos, es decir, no tocarlos, abrazarlos, o compartir el espacio para dormir. Hasta que todos los síntomas remitan, lo que ocurre entre 2 y 4 semanas, los dueños de las mascotas deben delegar el cuidado de sus animales. Las mascotas en contacto estrecho con una persona sintomática deben permanecer en casa y alejadas de otros animales y personas durante los 21 días siguientes al último contacto, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.