MercoPress, in English

Lunes, 23 de mayo de 2022 - 08:53 UTC

 

 

Canciller argentino en Washington DC busca apoyo para nuevo acuerdo con el FMI

Martes, 18 de enero de 2022 - 09:58 UTC
Las reservas del Banco Central de Argentina están por debajo de los US$ 4.000 millones, mientras que los vencimientos para todo 2022 suman 19.000 millones Las reservas del Banco Central de Argentina están por debajo de los US$ 4.000 millones, mientras que los vencimientos para todo 2022 suman 19.000 millones

El canciller argentino, Santiago Cafiero, se encuentra en una misión diplomática en Washington DC, donde sostendrá reuniones con el secretario de Estado de los EE. UU., Anthony Blinken, y con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un intento por conseguir algún apoyo antes de las nuevas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Cafiero se reunirá este martes tanto con Blinken como con Pelosi como parte de las negociaciones que el gobierno del presidente Alberto Fernández viene realizando con el FMI. El Gobierno argentino busca mayor flexibilidad y cancelación de vencimientos, para comenzar a pagar en 2026 luego de haber logrado un crecimiento sostenido.

Las reservas del Banco Central de Argentina están por debajo de los US$ 4.000 millones, mientras que los vencimientos para todo 2022 suman US $ 19.000 millones, incluido uno por US$ 2.900 millones en marzo.

El FMI objeta los aplazamientos y exige una reducción del déficit fiscal, que ronda el 3% del Producto Interno Bruto (PIB). El FMI también ha expresado su preocupación por la capacidad del Gobierno para hacer frente a un aumento constante de los precios.

“Hacer frente a la persistente y alta inflación requiere un enfoque múltiple que implique una reducción del financiamiento monetario del déficit fiscal, una política monetaria adecuada con tasas de interés reales positivas y una coordinación de precios y salarios”, dijo el FMI en su último informe sobre Argentina, estrenada en diciembre.

El presidente Fernández insiste en que su administración está dispuesta a pagar pero no al precio de un ajuste agresivo en el gasto público en momentos en que el COVID-19 aún exige ayuda para los más vulnerables.

“Que el Fondo Monetario entienda que tenemos que crecer, que tenemos que fortalecer la situación interna y la economía de Argentina para luego pagar y poder hacer frente a esta deuda, que nuestro gobierno no contrajo, pero que va tratar de solucionar“, dijo la semana pasada la vocera presidencial Gabriela Cerrutti.

De ahí que Argentina necesite el apoyo de EE.UU. para acercar posiciones a un nuevo acuerdo, mientras que el ministro de Economía, Martín Guzmán, busca el apoyo de la oposición, que luego de ser quienes tomaron los préstamos del FMI están ”cabildeando contra un acuerdo con el FMI”, según el ministro del Interior, Eduardo De Pedro.