MercoPress, in English

Jueves, 29 de setiembre de 2022 - 14:22 UTC

 

 

Moción para desocupar la presidencia de Perú rechazada

Miércoles, 8 de diciembre de 2021 - 09:47 UTC
Castillo sobrevivió a este intento de juicio político, pero quedó dañado por sus propias decisiones, errores y nombramientos. Castillo sobrevivió a este intento de juicio político, pero quedó dañado por sus propias decisiones, errores y nombramientos.

El Parlamento de Perú declinó este martes abrir un procedimiento de remoción contra el presidente Pedro Castillo Terrones, luego de que un grupo de legisladores de derecha buscaran declararlo “moralmente incapacitado” para el cargo. La Moción 1222 fue rechazada por 76 votos, mientras que 46 estuvieron a favor. También hubo 4 abstenciones.

Esta fue la quinta moción de vacancia presidencial presentada en el Congreso peruano. Las presentadas contra los presidentes Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) y Martín Vizcarra (2018-2020) efectivamente resultaron en la destitución de los jefes de Estado.

La iniciativa de desalojar a Castillo estuvo a seis votos de los 52 necesarios para abrir el proceso luego del escándalo de corrupción que involucró a jefes de las Fuerzas Armadas con el Secretario Presidencial del Palacio de Gobierno y el Ministro de Defensa para promover irregularmente a oficiales militares según su lealtad a la administración gobernante.

A favor de la moción estuvieron Fuerza Popular, Renovación Popular y Avanza País, los mismos partidos cuyos miembros apoyaron las alegaciones infundadas de fraude electoral lanzadas por Keiko Fujimori tras perder las elecciones presidenciales contra Castillo.

Legisladores de la coalición gobernante argumentaron que las causales invocadas para el despido implicaban la mala interpretación de la figura de “incapacidad moral permanente”, incluida en la Constitución peruana y que debería ser interpretada como la incapacidad mental del jefe de Estado, en cuyo caso el puesto puede ser declarado vacante.

Analistas afines a Castillo también se refirieron a la “incapacidad moral permanente” como una figura bastante ambigua que no está regulada específicamente y permite que un presidente sea destituido sin evidencia real de un delito.

Aunque Castillo sobrevivió a este intento de juicio político solo cuatro meses después de asumir el cargo, quedó debilitado políticamente por las acciones de sus oponentes, pero también por sus propias decisiones, errores y nombramientos.

Sin embargo, fue una derrota para los grupos de derecha que apenas pudieron pasar de sus 43 escaños, encontrando apoyo solo en otros tres legisladores, cuando confiaban en alcanzar los 52 votos necesarios para avanzar. Es probable que el grupo intente nuevamente una destitución por esta vía.

Castillo fue elegido bajo el partido marxista Perú Libre, pero una vez que asumió el cargo, se distanció de esa fuerza hasta un punto en el que la oposición confiaba en que algunos legisladores del PL se unirían a su propuesta de vacancia. Pero los 37 legisladores del PL votaron en masa en contra de la destitución de Castillo, mientras que sus discrepancias internas quedaron por resolver.

Al mismo tiempo, la oposición sabe que Keiko Fujimori irá a juicio en los próximos meses por lavado de dinero, donde enfrenta hasta 30 años de cárcel.

Categorías: Política, América Latina.