MercoPress, in English

Martes, 5 de julio de 2022 - 22:56 UTC

 

 

Sospechoso del asesinato del presidente de Haití muere presuntamente de COVID-19

Jueves, 18 de noviembre de 2021 - 09:10 UTC
Se cree que Dragon suministró a los asesinos de Moïse ropa con distintivos de la DEA. Se cree que Dragon suministró a los asesinos de Moïse ropa con distintivos de la DEA.

Un ex policía haitiano que había sido arrestado por su presunta participación en el asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de julio pasado murió aparentemente de COVID-19 mientras estaba bajo custodia, se informó.

Gilbert Dragon sucumbió a lo que parecía ser COVID-19 este miércoles en un hospital de Puerto Príncipe, donde fue conducido después de mostrar dificultades para respirar. Su muerte fue confirmada por Pierre Rene François, funcionario de la Administración Penitenciaria haitiana.

Marie Jude Gilbert Dragon fue un exjefe de policía y excomandante de la guerrilla, que se desempeñó como jefe de policía de la comuna de Croix-des-Bouquets a principios de la década de 2000, durante la cual se involucró con otros jefes policiales para derrocar al gobierno.

Durante el golpe de estado de 2004, Dragon se convirtió en el segundo al mando del Frente Nacional Revolucionario para la Liberación y Reconstrucción de Haití bajo Guy Philippe.

Dragon había sido arrestado el 14 de julio en relación con el asesinato de Moïse a manos de un grupo de mercenarios que irrumpieron en su residencia. Se cree que Dragon había proporcionado ropa con identificaciones de la DEA a los perpetradores.

Aunque algunas fuentes mencionaron al COVID-19 como la causa de la muerte, otras fueron más cautelosas y solo hablaron de “dificultades respiratorias”.

En un hecho relacionado, la Policía Nacional de Haití (PNH) anunció que enviará a un grupo de agentes a Turquía para extraditar al empresario Samir Handal, arrestado el pasado domingo en Estambul, también en relación con el asesinato de Moïse.

Hasta ahora, unas 44 personas han sido arrestadas por su presunta participación en el asesinato, incluidos 12 policías.

Entre los detenidos se encuentran 18 colombianos, la mayoría de ellos militares retirados, y tres haitianos con doble ciudadanía estadounidense.