MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 01:33 UTC

 

 

Francia toma medidas contra pesqueros británicos y aumenta la tensión

Jueves, 28 de octubre de 2021 - 09:36 UTC
Es necesario encontrar una solución antes de que el conflicto se agrave aún más Es necesario encontrar una solución antes de que el conflicto se agrave aún más

Autoridades navales francesas detuvieron a un pesquero británico y emitieron una advertencia verbal contra otro por operar frente a sus costas, anunció el Ministerio Marítimo.

“Este miércoles, dos barcos ingleses fueron multados durante los controles clásicos frente a Le Havre”, explicó el Gobierno francés.

“El primero no cumplió espontáneamente” y “el segundo no tenía licencia para pescar en nuestras aguas” y fue “desviado al muelle y entregado a la autoridad judicial”.

El conflicto por los derechos de pesca entre Francia y el Reino Unido es consecuencia del Brexit. Francia afirma que sus pescadores no han recibido la mitad de las licencias a las que tienen derecho según los términos del acuerdo post Brexit.

La clave de la disputa es que el convenio estableció que las licencias se renovarían a quienes tuvieran antecedentes de haber operado en el Canal de la Mancha. Por lo tanto, aquellos pescadores que reemplazaron sus viejos barcos por otros nuevos tienen problemas para cumplir el requisito.

Los funcionarios franceses han protestado por la decisión del mes pasado del Reino Unido y la isla de Jersey de rechazar decenas de licencias de barcos pesqueros franceses para operar en sus aguas territoriales, lo que consideran contrario al acuerdo post Brexit.

En este escenario, Francia ahora ha publicado una lista de sanciones que podrían aplicarse a partir del 2 de noviembre si la disputa no se resuelve:

- Prohibición de los buques pesqueros británicos en algunos puertos franceses
- Refuerzo de controles aduaneros e higiénicos
- Controles de seguridad de rutina en buques británicos
- Refuerzo de los controles de los camiones hacia y desde el Reino Unido

Las tarifas de energía, aduanas y acceso a los puertos también se encuentran entre las medidas a las que puede recurrir el Gobierno francés, según el portavoz Gabriel Attal.

Las medidas dirigidas a las exportaciones de pescado británicas incluirían “controles aduaneros y sanitarios sistemáticos de los productos traídos a Francia y la prohibición de desembarcar productos del mar”, explicó Attal.

Francia “no permitirá que Gran Bretaña se limpie los zapatos con el acuerdo del Brexit”, agregó.

Francia se ha enfurecido por el rechazo de los barcos franceses por parte de Gran Bretaña y las islas autónomas de Jersey y Guernsey, que dependen de Londres para su defensa y asuntos exteriores.

La tensión entre Francia y el Reino Unido también se vio alimentada por problemas de migración, a lo que se sumó la ayuda de Londres a Australia para comprar submarinos nucleares estadounidenses, tras lo cual Canberra canceló un mega acuerdo con Francia para adquirir unidades convencionales.

Francia afirma que Gran Bretaña y las Islas del Canal han emitido alrededor de 210 licencias permanentes para que barcos franceses operen en sus aguas territoriales, y que 240 han sido rechazadas o esperan aprobación. Attal afirmó que Francia estaba perdiendo “casi el 50 por ciento de las licencias a las que tenemos derecho” en virtud del acuerdo sobre pesca acordado entre Gran Bretaña y la Unión Europea en diciembre del año pasado.

Gran Bretaña niega haber discriminado a los pescadores franceses y dice que en general “el 98 por ciento de las licencias de pesca se han otorgado” a los barcos de la UE. Esta cifra incluye las aproximadamente 1.700 licencias otorgadas a buques de la UE para operar en aguas más distantes situadas en la zona económica exclusiva del Reino Unido, que se extiende de 12 a 200 millas náuticas desde la costa.

Pero son las licencias para las aguas territoriales costeras las que son la principal fuente de tensión. En junio, furiosos pescadores franceses navegaron hacia el puerto principal de Jersey para manifestarse, lo que llevó a Gran Bretaña a enviar dos patrullas navales a la zona.

Francia también ha amenazado con cortar el suministro eléctrico a Jersey si no se llega a una solución mediante el diálogo.