MercoPress, in English

Martes, 24 de mayo de 2022 - 05:10 UTC

 

 

Banco Central de Brasil eleva tasa Selic por encima de las expectativas

Jueves, 28 de octubre de 2021 - 09:55 UTC
El consejo de expertos menciona una “inflación subyacente” El consejo de expertos menciona una “inflación subyacente”

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central de Brasil (BCB) decidió nuevamente este miércoles aumentar la tasa de interés básica Selic de 6.25% a 7.75% anual, en lo que resultó ser el alza más fuerte desde diciembre de 2002, se anunció.

El nuevo índice también supuso el fin de la secuencia de incrementos del 1% decidida en las dos reuniones anteriores. También deja a la Selic en su nivel más alto desde septiembre de 2017, cuando alcanzó el 8,25%.

Hasta hace unas semanas, los analistas esperaban otro aumento más del 1%, pero las expectativas se revisaron después de que el riesgo fiscal aumentara con la intención del gobierno federal y del Congreso de traspasar los límites de gastos, algo que fue interpretado negativamente en los mercados financieros y empujó al dólar estadounidense a sus niveles más altos en seis meses frente al real.

Al mismo tiempo, el índice de la Bolsa de Valores de Brasil Ibovespa cayó a su peor puntaje en casi un año.

El gobierno brasileño necesita aumentar el gasto para financiar la ayuda social en medio de una creciente crisis económica derivada de las restricciones del COVID-19.

Se espera que la trayectoria de la Selic se mantenga al alza en las próximas reuniones de Copom y cierre el 2021 en 8,75%, según el boletín publicado a principios de esta semana. Para 2022 se espera que alcance el 9,50% debido al aumento del endeudamiento y la retracción de las inversiones. Los miembros de la Copom se reúnen cada 45 días. Su próximo encuentro -el último de 2021- está programado para el 7 y 8 de diciembre.

La última evaluación del Copom menciona signos de inflación persistente además de componentes “volátiles”, mientras que se prevé una mayor inflación en medio de un gasto creciente. Con la publicación del avance de la inflación de octubre, que indicaba una aceleración de los aumentos de precios, los economistas ya habían revisado la proyección al 7,75% confirmada por el informe Copom que también menciona una “inflación subyacente”, que es más duradera.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, ha dicho que los cambios en el techo de gasto tienen como objetivo ampliar la protección social a través de Auxílio Brasil, el programa del presidente Jair Bolsonaro que reemplaza al Bolsa Família creado en administraciones anteriores.

Los analistas han insistido en que la asistencia social podría aumentarse sin exceder el límite de gastos mediante una reasignación de fondos de otras áreas donde los costos podrían reducirse.

El principal instrumento del Banco Central para contener el los aumentos de precios es la tasa de interés básica Selic, que se define con base en el sistema de metas de inflación. Normalmente, cuando la inflación es alta, el BCB aumenta la Selic y la reduce cuando las estimaciones de inflación están en línea con las metas predeterminadas. Para 2021, la meta central de inflación es del 3,75%. Según el sistema vigente, se considerará cumplido el objetivo si se encuentra entre el 2,25% y el 5,25%. El próximo año, la meta de inflación es del 3,50% y se cumplirá oficialmente si el índice entre el 2% y el 5%.

En septiembre, el Índice Nacional de Precios al Consumidor Extendido (IPCA), considerado la inflación oficial del país, fue de 1,16%. Esta fue la tasa más alta para un mes de agosto desde el inicio del plan real, en 1994. En 12 meses, la inflación alcanzó el nivel de dos dígitos: 10,25%, la más alta desde febrero de 2016.

Según una encuesta del Instituto Superior de Administración y Economía de la Fundación Getúlio Vargas (ISAE / FGV), más de la mitad de la inflación de este año es resultado del aumento de combustibles, energía y carne.

En las condiciones actuales, Brasil parece encaminarse hacia la “estanflación”, un estancamiento de la economía, es decir, sin crecimiento en el nivel de actividad, o incluso retracción, asociado con el aumento del desempleo y la inflación. En ese escenario, las posibilidades de reelección del presidente Bolsonaro parecen reducirse permanentemente.