MercoPress, in English

Miércoles, 6 de julio de 2022 - 00:53 UTC

 

 

Cristo Corcovado de Río “elogia” a las vacunas y China envía el ingrediente clave para su producción

Martes, 18 de mayo de 2021 - 09:28 UTC
“Las vacunas salvan”, se pudo leer en la estatua de Jesucristo en Río. “Las vacunas salvan”, se pudo leer en la estatua de Jesucristo en Río.

La icónica estatua de Jesucristo de Río de Janeiro fue objeto de una campaña publicitaria a favor de las vacunas contra el coronavirus, que coincidió con la noticia de que Brasil estaría recibiendo los ingredientes clave de China para la producción local de inmunizadores.

La demora en la entrega de la sustancia había sido atribuida días atrás a la desbocada política exterior del presidente Jair Bolsonaro, lo que habría generado la renuencia de China a enviar el producto necesaro tanto para la elaboración de las inyecciones de AstraZeneca como de Sinovac.

Ver: Fisura diplomática con China se traduce en escasez del ingrediente activo para producir vacunas en Brasil

Aunque algunos creyentes encontraron la exhibición “blasfema”, lo concreto es que Rodrigo Cruz, secretario ejecutivo del Ministerio de Salud de Brasil, dijo el lunes que el instituto de investigación médica de la Fiocruz recibiría dos lotes de ingredientes del jab de AstraZeneca el sábado. “La buena noticia es que hoy recibí la confirmación de que estos dos lotes se enviarán el 21 de mayo. Es suficiente para producir aproximadamente 18 millones de dosis”, dijo Cruz en una audiencia del comité del Congreso sobre la crisis del covid-19.

Mientras tanto, el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, dijo que el instituto biomédico Butantan recibiría ingredientes para siete millones de inyecciones el 26 de mayo. “¡Buenas noticias!” tuiteó Doria, quien había culpado del retraso a la política exterior del presidente Bolsonaro.

Brasil ha sido uno de los países más afectados por el virus, con más de 436.000 muertes -segundo sólo después de Estados Unidos- y más de 15,6 millones de contagios. Los expertos en salud también advirtieron que otro aumento en los casos podría ser inminente en la región de Amazonas del país, donde se descubrió por primera vez una variante más altamente transmisible del virus. “Una tercera ola es una gran preocupación. Puede que no sea tan explosivo como el segundo, pero podría durar más ”, dijo a Al Jazeera Lucas Ferrante, biólogo e investigador del Instituto Nacional de Investigación en la Amazonía, a principios de este mes.

Alrededor del 17 por ciento de las personas en Brasil han recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19 hasta la fecha, mientras que solo el 8 por ciento se considera completamente vacunado.