MercoPress, in English

Viernes, 25 de junio de 2021 - 12:45 UTC

 

 

Londres tiene un nuevo y lógico embajador extranjero tras el Brexit

Jueves, 6 de mayo de 2021 - 09:10 UTC
“El embajador de la UE tendrá un estatus consistente con los jefes de misión de los estados”, explicó Raab. “El embajador de la UE tendrá un estatus consistente con los jefes de misión de los estados”, explicó Raab.

El gobierno británico del Primer Ministro Boris Johnson finalmente acordó otorgar al representante de la Unión Europea el estatus diplomático que tienen todos los embajadores extranjeros, lo que parecía natural después del Brexit, pero no para quienes afirmaban que la UE no es un estado-nación.

La decisión anunciada el miércoles pone fin a una de las polémicas naturales post-Brexit. El embajador de la Unión Europea en el Reino Unido tendrá un estatus diplomático pleno, se aclaró.

“El embajador de la UE tendrá un estatus consistente con los jefes de misión de los estados”, dijeron el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, y el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, en un comunicado conjunto.

En lo que se consideró una medida “hostil”, Gran Bretaña originalmente se había negado a otorgar el mismo estatus diplomático y privilegios al embajador de la UE, Joao Vale de Almeida, a lo que la Unión Europea respondió excluyendo al embajador británico en Bruselas de las reuniones.

El desacuerdo se resolvió después de una entrevista lateral entre el ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Dominic Raab, y Josep Borrell, el principal diplomático del bloque, durante una reunión de ministros de Relaciones Exteriores del G7 en Londres.

“Nos complace haber llegado a un acuerdo juntos, basado en la buena voluntad y el pragmatismo”, dijo Raab en un comunicado el miércoles.

“El embajador de la UE tendrá un estatus consistente con los jefes de misión de los estados, incluido el agrado y la presentación de las credenciales al jefe de estado”.

“El personal de la delegación de la UE tendrá los privilegios y la inmunidad necesarios para funcionar con eficacia”, agregaron.

Según la Convención de Viena que rige las relaciones diplomáticas, los enviados que representan a los países tienen ciertos privilegios, como la inmunidad de detención y, en algunos casos, el enjuiciamiento, así como exenciones fiscales. Los representantes de organizaciones internacionales cuyo estatus no está cubierto por la convención tienden a tener privilegios limitados y menos claramente definidos.

La Comisión Europea, el órgano ejecutivo del bloque de 27 miembros, dijo que a las 143 delegaciones de la UE en todo el mundo se les había otorgado un estatus equivalente al de las misiones diplomáticas de los estados.