MercoPress, in English

Jueves, 24 de junio de 2021 - 20:56 UTC

 

 

Exministro de salud: Bolsonaro quería reescribir por decreto el prospecto de la cloroquina para usarla contra el covid-19

Miércoles, 5 de mayo de 2021 - 09:59 UTC
Mandetta dijo que Bolsonaro ha estado en negación desde el comienzo de la pandemia. Mandetta dijo que Bolsonaro ha estado en negación desde el comienzo de la pandemia.

El exministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta, dijo el martes a la Comisión Parlamentaria que investiga el manejo del gobierno de la pandemia de coronavirus que el presidente Jair Bolsonaro intentó cambiar el prospecto de la cloroquina para que pudiera usarse contra el covid-19.

Mandetta dijo al Senado que Bolsonaro había establecido al comienzo de la pandemia un comité paralelo bajo el mando de sus hijos para tomar decisiones de salud.

Según Mandetta, Bolsonaro tenía la intención de cambiar el prospecto de cloroquina por decreto para que la droga pudiera usarse, sin verificación científica, a escala masiva contra el covid-19.

Mandetta fue el primer testigo en comparecer ante la Comisión de Investigación Parlamentaria (CPI) del Senado designada para analizar la negativa de Bolsonaro a imponer cuarentenas, mascarillas y distanciamiento social, todas medidas que otros jefes de gobierno han tomado en algún momento.

El exministro dijo que Bolsonaro lo convocó a su despacho junto a otros asesores presidenciales. “Había una hoja de papel sin sellar de un decreto presidencial que sugería que se cambiara el folleto de la cloroquina. Fue el presidente de Anvisa quien se negó” a seguir sus instrucciones, dijo Mandetta.

Mandetta también acusó a Bolsonaro de haberse rodeado de asesores liderados por su hijo Carlos que trabajaron en contra de los lineamientos científicos del Ministerio de Salud, especialmente en cuanto a la recomendación sobre el distanciamiento social.

Desde muy temprano en la pandemia, Bolsonaro confió en medicamentos como la cloroquina, hidroxicloroquina, annita e ivermectina como forma de tratamiento por sobre el distanciamiento social defendido por la comunidad científica y en 2020 se alineó en ese sentido con el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Incluso cuando los expertos advirtieron que estos medicamentos no fueron probados para el Covid-19, Bolsonaro mantuvo sus principios hasta que las solicitudes de juicio político en su contra se acumularon en marzo pasado, ya que los primeros pacientes que habían tomado cloroquina, un medicamento contra la malaria, necesitaban trasplantes de hígado.

Bolsonaro importó cloroquina de Estados Unidos en 2020 y ordenó la fabricación del fármaco antimalárico al laboratorio del Ejército para entregarlo como parte de un 'kit covid' para ser distribuido en las comunidades más pobres del país, independientemente de que no exista hasta la fecha un tratamiento certificado contra el covid-19.

Mandetta explicó que Bolsonaro se rodeó de asesores y médicos ajenos al Ministerio de Salud, que apoyaban la teoría de la “inmunidad colectiva” y el “aislamiento vertical”, es decir, posibilitar infecciones masivas y apenas dejar a los mayores de 60 años en sus casas.

El exministro dijo que Bolsonaro adoptó la “negación” como política de salud y no quería realizar una campaña oficial de concientización sobre los peligros del covid-19.

Varios senadores progubernamentales intentaron silenciar la declaración de Mandetta. Este miércoles está citado ante el CPI el sucesor de Mandetta, Nelson Teich, quien duró menos de 30 días en el cargo.

El miércoles también debía comnparecer el general Eduardo Pazuello, ministro de Salud entre mayo de 2020 hasta marzo pasado, pero se excusó alegando que había estado cerca de personas infectadas por covid luego de ser fotografiado en un centro comercial de Manaus sin máscaras, en abierto desafío a las regulaciones de las autoridades locales y del propio establecimiento comercial. Se espera que Pazuello testifique sobre la masacre de pacientes por falta de oxígeno en Manaus, Amazonas, en enero pasado.

Mandetta es considerado por muchos como un candidato presidencial para 2022 en representación de la centroderecha no bolsonarista, espacio que comparte con el gobernador de San Pablo, Joao Doria, y a quien recientemente se le acercó el exgobernador de Ceará y exministro Ciro Gomes, del PDT.

Categorías: Ciencia y salud, Política, Brasil.