MercoPress, in English

Martes, 20 de abril de 2021 - 11:09 UTC

 

 

Nueva estrategia global de Londres reafirma compromiso con autodeterminación de las Islas Falklands

Miércoles, 17 de marzo de 2021 - 09:35 UTC
El documento alerta la intención del Reino Unido de “continuar defendiendo la soberanía británica de las islas Falklands/Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur” El documento alerta la intención del Reino Unido de “continuar defendiendo la soberanía británica de las islas Falklands/Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur”

La estrategia exterior del Reino Unido respecto a Latinoamérica durante esta década hará especial hincapié en estrechar lazos con Brasil y México en ámbitos como el comercio, la innovación, el clima, la seguridad y el desarrollo, según detalló este martes el Gobierno británico.

Otorgará prioridad asimismo a trabajar en favor de los intereses mutuos con Argentina, Chile y Colombia, según un amplio informe sobre futuras políticas de defensa, seguridad y asuntos exteriores que publicó el Ejecutivo del primer ministro británico, Boris Johnson.

Ese documento alerta al mismo tiempo de la intención del Reino Unido de “continuar defendiendo la soberanía británica de las islas Falklands/Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur”, y “asegurar que los intereses de las 3.500 personas que viven en esos lugares están protegidos en línea con el principio de autodeterminación”.

Al abordar el futuro de sus vínculos con el conjunto de América Latina y el Caribe, Londres aspira a desarrollar una sólida relación “basada en valores democráticos compartidos, un crecimiento inclusivo y resistente, y el libre comercio”.

Recalca asimismo el interés “mutuo” en trabajar para frenar el crimen organizado y la corrupción.

El Gobierno británico, que en noviembre ejercerá de anfitrión en la cumbre del clima COP26 de Glasgow (Escocia), destaca en su informe estratégico que Latinoamérica cuenta con el 23 % de los bosques tropicales del mundo, el 30 % de las reservas de agua potable y el 25 % de la tierra cultivable del planeta.

Por ese motivo, la región es un “socio vital” a la hora de frenar el cambio climático y restaurar la biodiversidad, argumenta el Ejecutivo británico.