MercoPress, in English

Viernes, 30 de octubre de 2020 - 04:57 UTC

 

 

FMI: Economía de Uruguay caerá 3% en 2020; la de Latinoamérica, 5,2%

Martes, 14 de abril de 2020 - 19:25 UTC
Un peatón camina frente al teatro Solís de Montevideo. SEBASTIÁN ASTORGA / MERCOPRESS Un peatón camina frente al teatro Solís de Montevideo. SEBASTIÁN ASTORGA / MERCOPRESS

Según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía uruguaya decrecerá un 3% este 2020. El “gran encierro” ha sido cómo el organismo internacional ha definido, a modo de título de su el informe Perspectivas Económicas Mundiales, las medidas gubernamentales contra la pandemia global provocada por el virus COVID-19.

Sin embargo, el mismo informe, publicado este martes, anuncia que habría un rápido rebote y la economía se recuperaría un 5% en 2021, dependiendo de la evolución de la pandemia.

Uruguay se encontraría por detrás de la media regional, ya que Latinoamérica perdería una caída del 5,2% del PIB por efecto de las restricciones y los esfuerzos de las autoridades para contener la pandemia. La recesión estaría asegurada para todos los países del continente, estimando una recuperación para 2021 en el mejor de los escenarios.

Viendo “la luz al final del túnel”, según expresó el presidente de Uruguay, Luis Lacalle, su plan de gobierno se ha visto atrasado al chocar con una situación de emergencia sanitaria decretada a solo dos semanas de la inauguración de su mandato, el pasado 13 de marzo. Siguiendo la metáfora de Lacalle, países como Uruguay aún no saben que tan cerca se hallarían del final del túnel de la turbulencia económica mundial.

La mayor economía de América Latina, Brasil, tendrá una contracción de 5,3%, México de 6,6% y Argentina —en plena reestructuración de su deuda— tendrá una caída del PIB de 5,7% este año.

Según la última actualización de las previsiones del FMI hechas a principios de año, la región estaba en una situación de crecimiento deslucido con una expansión prevista para este año de 1,6%, por debajo de la media global de 3,3% en 2020.

Pero entonces, la crisis por el nuevo coronavirus con epicentro, primero en China y luego en Europa, no se había conformado. Con una pandemia que ha dejado más de 117 mil muertos en el mundo y obligado a paralizar la actividad para intentar frenar el avance del virus, contra el cual gobiernos de todo el mundo realizan comunicados en tono de guerra.

La naturaleza misma de este golpe difiere de otras crisis. Se combinan el efecto de las medidas de confinamiento, con cierre de lugares de trabajo, perturbación de las cadenas de suministro, despidos y caída del ingreso.

Una región de mercados emergentes como América Latina, decae ante la búsqueda de activos seguros, como el dólar. Provocando un fuerte desplome de las monedas locales, algunas de las cuales han tocado mínimos históricos, y fuertes caídas en las bolsas.

Para 2021, la proyectada recuperación con un crecimiento de 3,4% también está por debajo del promedio de los mercados emergentes (6,6%) y del compilado mundial (5,8%).

Sin embargo, el Fondo advirtió que la recuperación el próximo año depende de forma “crítica” de que la pandemia ceda en la segunda mitad de 2020, y puedan retirarse gradualmente las restricciones.