MercoPress, in English

Martes, 11 de agosto de 2020 - 12:16 UTC

 

 

Buscan al C130 chileno en el fondo marino, en un polígono de 60x80kms, dividido en cuatro ejes

Miércoles, 18 de diciembre de 2019 - 09:59 UTC
En el polígono del fondo marino, dividido en cuatro ejes actúan el Cabo de Hornos de la Armada de Chile, y HMS Scott de la Royal Navy En el polígono del fondo marino, dividido en cuatro ejes actúan el Cabo de Hornos de la Armada de Chile, y HMS Scott de la Royal Navy

El comandante en jefe de la Tercera Zona Naval de Chile con asiento en Punta Arenas, contraalmirante Ronald Baasch, se refirió a las labores de búsqueda que se están realizando en el mar de Drake para encontrar los restos del avión Hércules C-130, el cual sufrió un accidente el pasado 9 de diciembre.

 En su presentación Baasch afirmó que “es muy difícil encontrar restos” pero aseguró que “no por eso no la vamos a abordar”. “Les podemos decir que las dimensiones de los objetos que estamos buscando obviamente juegan en contra, estamos hablando que uno de los factores determinantes es la profundidad y otro también las dimensiones de los objetos, por lo tanto 3.500 metros de promedio, dimensiones de las partes y piezas del avión hacen que la tarea sea difícil, pero no por ser difícil no la vamos a abordar, tenemos el compromiso, tenemos la tecnología”, dijo.

El contraalmirante explicó también que el mar de Drake es uno “de los más difíciles de navegar del mundo”, pero que han tenido buenas condiciones. “Percibo de que de alguna manera los familiares, los tripulantes, los miembros de la dotación de la Fuerza Aérea que estaban a bordo de ese avión nos regalaron la oportunidad de tener un mar de Drake en muy buenas condiciones para poder iniciar el proceso de rebusca”, afirmó.

Respecto a la búsqueda de los restos, Baasch indicó que hay dos niveles de rebusca: de superficie y submarina. ”Los elementos que hemos encontrado responden a un patrón de comportamiento que está basado en las corrientes, el viento y en el oleaje, por lo tanto a partir de modelos matemáticos predictivos hemos identificado la posición o la manera en que esos restos flotantes se han dispersado en el océano, (...) Esto nos ha permitido direccionar los buques a modo de ir posicionándolos en los lugares donde la predicción nos indica que vamos a seguir encontrando elementos en superficie“, señaló.

En tanto, para los elementos más pesados o de mayor dimensión que han terminado en el fondo del mar se hará la rebusca submarina. ”Elaboramos una regresión, a partir de los elementos flotantes encontrados y los modelos matemáticos aplicados logramos determinar aproximadamente el origen de la zona desde donde comenzaron a flotar, por lo tanto haciendo una película en reversa podemos llegar a determinar una zona aproximadamente donde los elementos habrían iniciado su navegación en superficie, eso con el proceso de focalizar al buque Cabo de Hornos de modo de iniciar una rebusca submarina en ese lugar.

El resultado de ese análisis nos indica un polígono de 60 por 80 kilómetros posicionado en cercanías del punto donde se perdió contacto con el avión“, dijo.

Para este proceso, que comenzó el lunes hay dos buques, el Cabo de Hornos y un buque de la Armada Británica llamado HMS Scott. En la práctica, los buques van a desarrollar dentro del área definida corridas con sus sensores barriendo el fondo marino. ”Hasta el último metro de esa área va a ser cubierta por los sensores“, afirmó Baasch.

El área de 60 por 80 kilómetros fue dividido en cuatro ejes, actualmente el buque chileno se encuentra en el vértice superior izquierdo, mientras que el británico inferior diestro. El contraalmirante informó también que ”el tiempo estimado de este trabajo será de siete días de trabajo ininterrumpido en esa labor con dedicación exclusiva“, pero que el jueves, lo más probable es que haya un cese de las actividades.

”Lamentablemente las condiciones meteorológicas a contar del día jueves se van a hacer bastante extremas de acuerdo a los pronósticos, estos hacen posible pensar que desde el mediodía haya un aumento sostenido del viento, con altura de olas subiendo de cuatro a seis metros de altura y condiciones de visibilidad que harían inmanejable el trabajo con aeronaves a baja altura para poder seguir detectando elementos que estén en superficie, es por eso que lo más probable que se trabaje intensamente hasta el día jueves para poder tener que hacer un repliegue de los buques para no ponerlos en riesgo“, señaló.

Finalmente, Baasch agregó que ”la tarea es difícil, pero no vamos a cesar en nuestro esfuerzo hasta tener el 100% del área que hemos identificado como posible caída del avión para rebuscarla, y ese es el compromiso adquirido con las familias y con la Fuerza Aérea”.