MercoPress, in English

Viernes, 24 de mayo de 2019 - 17:59 UTC

Limitan acceso al monte Everest por la basura dejada por turistas

Sábado, 23 de febrero de 2019 - 11:32 UTC
La medida se tomó de forma indefinida para los viajeros debido a que se llevará a cabo una limpieza profunda en varios sectores de la montaña más alta del mundo La medida se tomó de forma indefinida para los viajeros debido a que se llevará a cabo una limpieza profunda en varios sectores de la montaña más alta del mundo

Las autoridades chinas debieron adoptar drásticas decisiones en relación al cuidado del monte Everest, ubicado en el Tíbet, teniendo que cerrar su campamento base norte para poder limpiar las grandes cantidades de basura acumulada por los turistas.

La medida se tomó de forma indefinida para los viajeros y estará limitada para algunos alpinistas, debido a que se llevará a cabo una limpieza profunda en varios sectores de la montaña más alta del mundo, y donde además se intentará por primera vez recuperar los cuerpos de alpinistas muertos en las zonas de más altura.

La conocida “zona de la muerte”, es un área que está por encima de los 8 mil metros de altura donde el aire es demasiado fino y las temperaturas tan bajas que es difícil que una persona pueda sobrevivir por más de unos pocos días en el lugar. Pero, el frío es tan extremo y el lugar está a tanta altura que los cadáveres se han mantenido por años, incluso décadas en la montaña.

Según informó El País de España, los visitantes tendrán el acceso cerrado a las zonas que estén más arriba del monasterio Rongphu, situado a 5 mil metros de altura y cercano al campamento desde donde los escaladores deben iniciar el viaje para llegar a la cima del cerro.

El director de la administración del sitio, Kelsang, afirmó que están planificando instalar un nuevo campamento cercano altemplo para que los turistas puedan tener una vista privilegiada a la cima de la montaña. Además, agregó que las personas tendrán prohibido ingresar u organizar viajes más arriba de los 5.200 metros.

El objetivo de estas nuevas reglas fue en base a datos oficiales de 2018, donde se señaló que más de 140 mil personas que visitaron el campamento y sus lugares cercanos, dejaron enormes cantidades de residuos.

En efecto alrededor de 335 toneladas de basura fueron limpiadas desde el campo base. Otras 8,4 toneladas las sacaron de las zonas de más altura, donde 5,2 fueron basura como envases de comida y bebidas, 2,2 de excrementos humanos y una de materiales de alpinismo.

Las autoridades asiáticas explicaron que para poder realizar el trabajo de limpieza en zonas de tanta altura se requiere un esfuerzo mayor debido a la falta de oxígeno. Con el fin de bajar los niveles de basura, durante este año se estarán realizando nuevas campañas de limpieza del monte Everest, para así proteger la reserva natural de la que es parte la montaña.

Algunas de las propuestas que han salido a la luz es un posible pago de una cantidad que aporte a las actividades de limpieza y también propusieron exigir a los excursionistas que recolecten alrededor de 8 kilos de basura en su camino de vuelta a la base.

Categorías: Turismo, Internacional.