MercoPress, in English

Domingo, 21 de abril de 2019 - 22:16 UTC

Francisco pidió una solución justa y pacífica ante la grave situación de Venezuela

Lunes, 28 de enero de 2019 - 11:04 UTC
“Aquí en Panamá he pensado mucho en el pueblo venezolano, al que me siento especialmente unido en estos días” sostuvo Francisco “Aquí en Panamá he pensado mucho en el pueblo venezolano, al que me siento especialmente unido en estos días” sostuvo Francisco

El Papa Francisco pidió “solución justa y pacífica” ante la “grave situación” que enfrenta Venezuela, a raíz del creciente rechazo internacional al gobierno de Nicolás Maduro y la autoproclamación del jefe del Parlamento como presidente interino.

Pido que se “busque y se logre una solución justa y pacífica para superar la crisis, respetando los derechos humanos y deseando exclusivamente el bien de todos” los venezolanos, sostuvo el pontífice durante la oración del Ángelus en Ciudad de Panamá.

“Aquí en Panamá he pensado mucho en el pueblo venezolano, al que me siento especialmente unido en estos días. Ante la grave situación por la que atraviesa, los invito a rezar conmigo para que se alcance una solución justa y pacífica”.

Al término de su viaje de cinco días, Francisco se pronunció sobre la situación de ese país tras un primer comunicado del Vaticano el jueves, en el que instaba a hacer esfuerzos para evitar “el sufrimiento” de los venezolanos.

Castigada por el colapso económico, Venezuela entró en una peligrosa escalada de tensiones el miércoles último.

Ese día el líder opositor Juan Guaidó se auto-juramentó como mandatario interino luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” por iniciar el 10 de enero un segundo mandato considerado ilegítimo por parte de la comunidad internacional, que estima que su reelección fue fraudulenta.

Washington reconoció de inmediato a Guaidó como presidente interino, tras lo cual Maduro rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos y ordenó el cierre de la embajada venezolana y de todos los consulados en territorio estadounidense.

Maduro, que se aferra a los militares para conservar el poder, rechazó el ultimátum que le dieron algunos países de Europa para que convoque a elecciones libres.

Maduro a su vez suma el apoyo de China, Rusia, Turquía, Cuba y Bolivia, en tanto México y Uruguay no reconocieron a Guaidó y llamaron a un diálogo.