MercoPress, in English

Domingo, 2 de octubre de 2022 - 09:06 UTC

 

 

Vaticano y Beijing practican “diplomacia del arte” con el proyecto “La belleza nos une”

Jueves, 23 de noviembre de 2017 - 12:56 UTC
Las muestras, presentadas por la Santa Sede, se celebrarán de forma simultánea el año entrante en los Museos Vaticanos y en la Ciudad Prohibida de Beijing Las muestras, presentadas por la Santa Sede, se celebrarán de forma simultánea el año entrante en los Museos Vaticanos y en la Ciudad Prohibida de Beijing
La iniciativa se enmarca en el proyecto “La belleza nos une”, y surge como intento de crear formas de colaboración cultural a través del lenguaje universal del arte La iniciativa se enmarca en el proyecto “La belleza nos une”, y surge como intento de crear formas de colaboración cultural a través del lenguaje universal del arte
“La clave del éxito es de quienes amamos definir como 'diplomacia del arte'”, dijo la directora de los Museos Vaticanos, Bárbara Jatta. “La clave del éxito es de quienes amamos definir como 'diplomacia del arte'”, dijo la directora de los Museos Vaticanos, Bárbara Jatta.

Aunque carecen de relaciones diplomáticas desde 1951, el Vaticano y China (comunista) organizarán dos exposiciones con intercambio de decenas de piezas, avanzando con la denominada “diplomacia del arte”. La muestra será en simultáneo en ambos estados.

 China y el Vaticano rompieron sus lazos diplomáticos en 1951, después que el entonces recién creado régimen maoísta expulsara a misioneros católicos de ese país, y actualmente siguen enfrentados por cuestiones como el nombramiento de obispos, ya que el gobierno comunista no acepta que Roma designe cargos eclesiásticos en territorio chino.

En los últimos tiempos se han realizado gestos de acercamiento, como cuando China permitió al papa Francisco sobrevolar su territorio cuando acudía a visitar Corea del Sur, en agosto de 2014, y el propio Pontífice ha manifestado su deseo de visitar en el futuro el país.

Las muestras, presentadas por la Santa Sede, se celebrarán de forma simultánea en la primavera de 2018 en los Museos Vaticanos y en la Ciudad Prohibida de Beijing, que intercambiarán unas cuarenta piezas.

La iniciativa se enmarca en el proyecto “La belleza nos une”, que surgió como un intento de crear formas de colaboración cultural a través del lenguaje universal del arte y que ahora, por primera vez, hace que los Museos Vaticanos organicen una muestra con instituciones culturales chinas.

“La belleza es un vehículo extraordinario para hablar siempre, en todas las latitudes y longitudes, físicas y temporales, sin miedo o barreras. Considero que esta es la clave del éxito de los que amamos definir como 'diplomacia del arte'”, dijo la directora de los Museos Vaticanos, Bárbara Jatta.

Zhu Jiancheng, secretario general de “China Culture Investment Fund”, que organiza junto al Vaticano las exhibiciones y depende del Ministerio de Finanzas chino, explicó que “este evento es muy importante para promover la mutua comprensión y la confianza recíproca” entre las partes.

Por lo que, consideró, “reforzará la amistad y la normalización de las relaciones diplomáticas entre China y el Vaticano”. Las dos exposiciones pretenden “testimoniar cómo el arte es instrumento de diálogo y una dimensión para el encuentro entre los seres humanos de diversas culturas”.

Desde los Museos Vaticanos llegarán a China un total de 44 obras de arte antiguo chino y el lienzo “Cradling Arms”, del pintor Zhang Yan, entre otras piezas. Tras su paso por Pekín, la exposición con las obras del Vaticano acudirá a otras ciudades del gigante asiático.

Categorías: Política, Internacional.