MercoPress, in English

Miércoles, 5 de octubre de 2022 - 18:39 UTC

 

 

Theresa May con una carcajada descartó todo conflicto armado con España por Gibraltar

Martes, 4 de abril de 2017 - 10:56 UTC
Antes de partir a Jordania, la premier británica respondió con una carcajada, y afirmó que lo que están haciendo con todos los países de la UE es sentarse y hablar. Antes de partir a Jordania, la premier británica respondió con una carcajada, y afirmó que lo que están haciendo con todos los países de la UE es sentarse y hablar.
El Ministro Principal Fabián Picardo había dicho que “Gibraltar no es moneda de cambio en estas negociaciones” y el Peñón les pertenece a los gibraltareños. El Ministro Principal Fabián Picardo había dicho que “Gibraltar no es moneda de cambio en estas negociaciones” y el Peñón les pertenece a los gibraltareños.
El canciller de España, Alfonso Dastis, afirmó que su gobierno estaba “sorprendido por el tono de los comentarios que salen de Gran Bretaña”. El canciller de España, Alfonso Dastis, afirmó que su gobierno estaba “sorprendido por el tono de los comentarios que salen de Gran Bretaña”.

La primera ministra británica le quitó importancia a las afirmaciones sobre un posible conflicto armado con España, ante las preguntas de los periodistas sobre el tema que surgieron tras de una decisión de la Unión Europea de dejar el Peñón fuera de los acuerdos post-Brexit.

 Este lunes se había desatado un cruce diplomático entre las cancillerías de España y Reino Unido luego que el parlamentario conservador británico Michael Howard advirtiera que el Reino Unido podría ir a la guerra, como hizo en Falklands/Malvinas, para defender Gibraltar.

Al respecto, en declaraciones a la prensa antes de subir a un avión con rumbo a Jordania, la premier británica respondió con una carcajada, y afirmó que lo que están haciendo con todos los países de la UE es sentarse y hablar.

“Vamos a hablar sobre el mejor acuerdo posible para el Reino Unido y para esos países, incluido España,” afirmó.

Previamente, un portavoz de Downing Street descartó el envío de tropas al estilo de las Falklands para proteger a Gibraltar: “no va a suceder”, dijo y sólo destacó el apoyo del Gobierno a los gibralteños.

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, ya había dicho que “Gibraltar no es una moneda de cambio en estas negociaciones” y el Peñón les pertenece a los gibraltareños.

“Es inaceptable”, dijo Picardo y reclamó que Gibraltar estaba siendo tratado de una forma “injusta, innecesaria y claramente discriminatoria” y recordó que España mantiene vetado un acuerdo aéreo entre la UE y Ucrania desde hace cinco años.

Por su parte, el canciller de España, Alfonso Dastis, afirmó que su gobierno estaba “sorprendido por el tono de los comentarios que salen de Gran Bretaña”.

“Alguien en el Reino Unido está perdiendo los nervios, pero no hay ninguna base para ello”, aseguró Dastis, en referencia a las expresiones de Howard en las que el ex líder conservador no descartó una escalada bélica, como la ocurrida tres décadas y media atrás en el Atlántico Sur, si hace falta para defender Gibraltar.

La tensión entre ambos países aumentó al abrirse el proceso de Brexit, después de que la Unión Europea (UE) concediera a España poder de veto sobre cualquier decisión que implicara a Gibraltar, según apunta un borrador publicado por Bruselas sobre las bases que guiarán las negociaciones.

Londres y el enclave británico criticaron duramente ese poder, que Madrid celebró como una victoria diplomática. Como si esto fuera poco, la carta formal de salida que el gobierno británico le envió a la UE no mencionaba en ningún momento a las islas ocupadas por el Reino Unido, lo cual fue considerado “un gran error estratégico” dentro incluso del Reino Unido.

Categorías: Política, Internacional.