MercoPress, in English

Martes, 21 de setiembre de 2021 - 02:45 UTC

 

 

Consejo de Seguridad bajo presidencia de Uruguay para tratar ataques a civiles en las guerras

Miércoles, 20 de enero de 2016 - 08:57 UTC
“La realidad sobre el terreno es sombría y desoladora. Gran número de civiles son asesinados deliberadamente o por negligencia, mutilados” dijo Jan Eliasson. “La realidad sobre el terreno es sombría y desoladora. Gran número de civiles son asesinados deliberadamente o por negligencia, mutilados” dijo Jan Eliasson.
Cancela sostuvo que ”lamentablemente y a pesar de valerosos esfuerzos y significativos avances, estamos muy lejos de estar haciendo lo mejor que podemos” Cancela sostuvo que ”lamentablemente y a pesar de valerosos esfuerzos y significativos avances, estamos muy lejos de estar haciendo lo mejor que podemos”
“Dos de cada tres mujeres, hombre y niños con los que trabajamos en crisis humanitarias están afectados por la violencia y el conflicto”, dijo Rooijmans “Dos de cada tres mujeres, hombre y niños con los que trabajamos en crisis humanitarias están afectados por la violencia y el conflicto”, dijo Rooijmans

Los civiles son cada vez más objetivo de los ataques en las guerras, una situación que alarma a la comunidad internacional y ante la que la ONU quiere más atención, prevención y depuración de responsabilidades. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, este mes presidido por Uruguay, analizó el tema en una reunión especial en la que la se reveló un panorama muy negro, sobre todo en lugares como Siria, Yemen o Irak

 En ese último país 19.000 civiles fueron asesinados entre enero de 2014 y octubre de 2015, según un informe publicado hoy en Ginebra.

“La realidad sobre el terreno es sombría y desoladora. En los conflictos de todo el mundo un gran número de civiles son asesinados deliberadamente o por negligencia, mutilados, torturados y secuestrados. La violencia sexual es rampante”, denunció ante el Consejo el vicesecretario general de la organización, Jan Eliasson.

El número dos de Naciones Unidas destacó el aumento de los ataques contra hospitales y escuelas y la “carnicería” que está provocando el uso de armas explosivas contra ciudades en conflictos como el sirio. En 2014 un 92 % de las víctimas de este tipo de ataques fueron civiles, según datos de la ONU, que volvió a insistir también en el grave problema que plantean para los civiles los sitios de ciudades.

“Todos hemos visto la horrible realidad en Madaya, Siria, donde miles de personas han visto negado el acceso a comida y tratamiento médico por meses, provocando hambruna y muerte. Recordemos que Madaya es lamentablemente sólo un lugar donde esto está pasando”, dijo Eliasson.

Representantes de Oxfam y del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) intervinieron también en el debate y coincidieron en denunciar ese empeoramiento de la situación de los civiles en los conflictos.

“Dos de cada tres mujeres, hombre y niños con los que trabajamos en crisis humanitarias están afectados por la violencia y el conflicto”, dijo Eveline Rooijmans, asesora de políticas humanitarias de Oxfam.

El CICR, mientras, explicó que en 2015 atendió a 40 millones de personas en todo el mundo, más que nunca en toda su historia.

“Lamentablemente, vemos la tendencia subyacente de crecientes necesidades humanitarias con probabilidades de continuar durante el próximo año”, señaló su vicepresidenta, Christine Beerli. Parte de ese fenómeno se debe, según la ONU, a la “barbarie” de grupos extremistas como el Estado Islámico (EI) y Boko Haram, que presentan “nuevos desafíos”.

“Estos grupos asesinan brutal y descaradamente a miles de personas, secuestran a niñas, sistemáticamente niegan los derechos de las mujeres, destruyen las instituciones culturales y socavan los valores pacíficos de las religiones”, recordó Eliasson.

En respuesta a la actual realidad, la ONU subraya la importancia de recordar constantemente a las partes de los conflictos sus responsabilidades bajo la legislación internacional y utilizar todo tipo de herramientas para asegurar el cumplimiento de las normas.

La organización apuesta también por un mayor trabajo en la prevención de conflictos, con una vigilancia más estrecha por parte del Consejo de Seguridad de situaciones potencialmente peligrosas, caso de lo que ocurre hoy en Burundi, un ejemplo utilizado por varias delegaciones en el debate.

Además, Eliasson subrayó que donde continúan las violaciones del derecho internacional debe haber exigencia de responsabilidades, primero a través de mecanismos nacionales y, si no es posible, recurriendo a la Corte Penal Internacional.

Uruguay, que preside este mes el Consejo de Seguridad, recordó que éste órgano tiene el “deber moral y jurídico” de hacer todo lo posibles para garantizar la máxima protección de los civiles.

Lamentablemente y a pesar de valerosos esfuerzos y significativos avances, estamos muy lejos de estar haciendo lo mejor que podemos”, criticó el viceministro de Relaciones Exteriores del país, José Luis Cancela.

En nombre de España, el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, avanzó que su país está trabajando junto a Egipto, Nueva Zelanda y Uruguay en una iniciativa concreta sobre asistencia sanitaria en conflictos armados que presentarán próximamente ante el Consejo de Seguridad.

Categorías: Política, Internacional.