MercoPress, in English

Miércoles, 7 de diciembre de 2022 - 03:25 UTC

 

 

Fidel felicita a Maduro por su discurso “brillante y valiente” la noche del 6 de diciembre

Sábado, 12 de diciembre de 2015 - 06:51 UTC
“Me uno a la opinión unánime de los que te han felicitado por tu brillante y valiente discurso la noche del 6 de diciembre, apenas se conoció el veredicto” “Me uno a la opinión unánime de los que te han felicitado por tu brillante y valiente discurso la noche del 6 de diciembre, apenas se conoció el veredicto”
El presidente Maduro con Fidel durante una de las tantas visitas que ha realizado a la isla de los hermanos Castro El presidente Maduro con Fidel durante una de las tantas visitas que ha realizado a la isla de los hermanos Castro

El líder de la revolución cubana Fidel Castro le ha dirigido una carta (fechada 11 de diciembre) al presidente venezolano Nicolás Maduro felicitándolo por su “brillante y valiente discurso” la noche del 6 de diciembre, apenas se conoció el veredicto de las urnas.

 En efecto, esa noche de domingo y madrugada siguiente se confirmó el aplastante triunfo de la oposición en las elecciones legislativas, un hecho casi sin precedentes en los dieciséis años de chavismo, y Maduro durante la campaña había lanzado una serie de amenazas si es que el resultado le era adverso, al punto que no entregaría la revolución y que saldría a las calles a defenderla junto al pueblo.

Desde Miami se publicó, sin confirmar, que fue el comando de las Fuerzas Armadas venezolanas que se negó a prestarse para desconocer los resultados o cualquier otra aventura en ese sentido.

También es sabido que miles de educadores, médicos, asesores y militares cubanos prestan servicio en la Venezuela chavista, por tanto es significativa la carta de aliento que enviara Fidel Castro a Nicolás, la cual publicamos a continuación.

Querido Nicolás:

Me uno a la opinión unánime de los que te han felicitado por tu brillante y valiente discurso la noche del 6 de diciembre, apenas se conoció el veredicto de las urnas.

En la historia del mundo, el más alto nivel de gloria política que podía alcanzar un revolucionario correspondió al ilustre combatiente venezolano y Libertador de América, Simón Bolívar, cuyo nombre no pertenece ya solo a ese hermano país, sino a todos los pueblos de América Latina.

Otro oficial venezolano de pura estirpe, Hugo Chávez, lo comprendió, admiró y luchó por sus ideas hasta el último minuto de su vida. Desde niño, cuando asistía a la escuela primaria, en la patria donde los herederos pobres de Bolívar tenían también que trabajar para ayudar al sustento familiar, desarrolló el espíritu en que se forjó el Libertador de América.

Los millones de niños y jóvenes que hoy asisten a la mayor y más moderna cadena de escuelas públicas en el mundo son los de Venezuela. Otro tanto puede decirse de su red de centros de asistencia médica y atención a la salud de un pueblo valiente, pero empobrecido a causa de siglos de saqueo por parte de la metrópoli española, y más tarde por las grandes transnacionales que extrajeron de sus entrañas, durante más de cien años, lo mejor del inmenso caudal de petróleo con que la naturaleza dotó a ese país.

La historia debe dejar también constancia de que los trabajadores existen y son los que hacen posible el disfrute de los alimentos más nutritivos, las medicinas, la educación, la seguridad, la vivienda y la solidaridad del mundo. Pueden también, si lo desean, preguntarle a la oligarquía: ¿saben todo eso?

Los revolucionarios cubanos —a pocas millas de Estados Unidos, que siempre soñó con apoderarse de Cuba para convertirla en un híbrido de casino con prostíbulo, como modo de vida para los hijos de José Martí— no renunciarán jamás a su plena independencia y al respeto total de su dignidad. Estoy seguro de que solo con la paz para todos los pueblos de la Tierra y el derecho a convertir en propiedad común los recursos naturales del planeta, así como las ciencias y tecnologías creadas por el ser humano para beneficio de todos sus habitantes, se podrá preservar la vida humana en la Tierra. Si la humanidad prosigue su camino por los senderos de la explotación y continúa el saqueo de sus recursos por las transnacionales y los bancos imperialistas, los representantes de los Estados que se reunieron en París, sacarán las conclusiones pertinentes.

La seguridad no existe hoy ya para nadie. Son nueve los Estados que cuentan con armas nucleares, uno de ellos, Estados Unidos, lanzó dos bombas que mataron a cientos de miles de personas en solo tres días, y causaron daños físicos y psíquicos a millones de personas indefensas.

La República Popular China y Rusia conocen mucho mejor que Estados Unidos los problemas del mundo, porque tuvieron que soportar las terribles guerras que les impuso el egoísmo ciego del fascismo. No albergo dudas que por su tradición histórica y su propia experiencia revolucionaria harán el máximo esfuerzo por evitar una guerra y contribuir al desarrollo pacífico de Venezuela, América Latina, Asia y África.

Fraternalmente, sigue la firma de Fidel Castro.