MercoPress, in English

Martes, 17 de mayo de 2022 - 07:32 UTC

 

 

Descubren empresa fantasma que facturó para la campaña de Rousseff

Jueves, 27 de agosto de 2015 - 11:11 UTC
Gilmar Mendes dijo que la empresa fue creada en agosto de 2014, dos meses antes de las elecciones presidenciales, y solo funcionó hasta septiembre Gilmar Mendes dijo que la empresa fue creada en agosto de 2014, dos meses antes de las elecciones presidenciales, y solo funcionó hasta septiembre

Una empresa de servicios brasileña creada dos meses antes de las elecciones presidenciales, no pudo explicar la naturaleza de los servicios que prestó a la campaña de la presidenta Dilma Rousseff.

 Un magistrado del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil ordenó a la Fiscalía que investigue posibles irregularidades en los pagos a dicha empresa que recibió 1,6 millones de reales (unos 444.400 dólares) de la campaña para la reelección de Dilma Rousseff.

El magistrado Gilmar Mendes, uno de los miembros del tribunal electoral, alegó que la empresa en cuestión fue creada sólo dos meses antes de ser contratada por la campaña electoral de Rousseff y que no explicó en su documentación los servicios que prestó, informó el TSE.

Las posibles irregularidades en las cuentas de campaña electoral de la jefe de Estado son señaladas por la oposición como posible justificativa para abrir un juicio político con fines de destitución contra la mandataria.

En su petición a la Fiscalía para que investigue las posibles ilegalidades, Mendes aseguró que la secretaría de Hacienda del estado de Sao Paulo informó de que la empresa Angela María do Nascimento Sorocaba-ME emitió recibos por 1,6 millones de reales en nombre del comité de campaña sin comprobar que prestó servicios para la misma.

El magistrado agregó que la empresa fue creada en agosto de 2014, dos meses antes de las elecciones presidenciales, y solo funcionó hasta septiembre de ese mismo año.

Dijo igualmente que la empresa no tiene registro de haber comprado materiales o productos para ofrecer los servicios por los que supuestamente fue contratado para la campaña electoral.

Voceros de la empresa Embalac, controladora de la firma cuestionada, informaron de que abrieron una microempresa antes de las elecciones para poder ofrecer servicios contratados por la campaña electoral de Rousseff sin superar el techo de la facturación que les permite obtener beneficios fiscales como pequeña empresa.

La Embalac, que produce materiales publicitarios como banderas y pancartas, alegó que el procedimiento es legal y que su único objetivo fue reducir el pago de impuestos.

Pese a que el Tribunal Superior Electoral aprobó las cuentas de campaña de la presidenta en diciembre pasado para permitirle que tomara posesión, dejó pendientes algunas aclaraciones.

Los sectores de la oposición que defienden la apertura de un juicio político para poder destituir a Rousseff carecen de argumentos jurídicos para ello hasta ahora y esperan que el tribunal electoral pueda declarar irregular alguna de las cuentas de campaña para poder utilizar esa justificativa en su proceso.

Mendes también solicitó recientemente que la Fiscalía investigue denuncias según las cuales la campaña electoral de la mandataria recibió recursos de la red de corrupción que desvió cerca de 2.000 millones de dólares de la petrolera estatal Petrobras en la última década, según los cálculos de la propia empresa.

Rousseff, cuya popularidad está en mínimos históricos, enfrenta un muy serio cuestionamiento político que generó disidencias entre los partidos oficialistas y que se agravó con el gigantesco escándalo de corrupción en Petrobras, que ha salpicado a decenas de políticos que apoyan a la mandataria.

Categorías: Política, Brasil.