MercoPress, in English

Miércoles, 17 de agosto de 2022 - 01:00 UTC

 

 

La inauguración de la Copa al borde de un ataque de nervios, según Sao Paulo

Lunes, 30 de junio de 2014 - 10:29 UTC
Dilma Rousseff y las autoridades de la FIFA durante el partido inaugural el pasado 12 de junio  Dilma Rousseff y las autoridades de la FIFA durante el partido inaugural el pasado 12 de junio

La gobernación del estado brasileño de Sao Paulo admitió que hubo un error de comunicación durante el operativo de seguridad para proteger a las autoridades que asistieron a la apertura del Mundial de fútbol Brasil 2014, el 12 de junio.

 La Secretaría de Seguridad Pública del estado más poblado de Brasil se pronunció, en un comunicado, después de que medios locales publicaran que un francotirador pidió autorización para abatir a un sospechoso armado que estaba próximo de la tribuna de autoridades, entre las cuales la presidenta Dilma Rousseff, durante el partido inaugural entre Brasil y Croacia.

“En el episodio envolviendo policías durante la apertura del Mundial, hubo un error de comunicación que fue rápidamente subsanado, sin mayores consecuencias”, afirmó el gobierno regional en la nota, en la que precisa que en “ningún momento se puso en riesgo la seguridad de autoridades o hinchas”.

Según publicó el diario Folha de Sao Paulo, una vez comenzado el partido entre Brasil y Croacia, un francotirador de elite avistó un hombre armado próximo a la tribuna donde se encontraba la presidenta Rousseff, jefes de Estado y autoridades de la Fifa.

De acuerdo con la misma publicación, el disparo “fue evitado después de que el hombre fuese identificado como policía”.

La Secretaría de Seguridad Pública precisó que el protocolo de actuación para disparar contra un objetivo requiere tres etapas -autorización para cargar el arma, para que el francotirador coloque al sospechoso en el punto de mira y para disparar- y ninguna de ellas llegó a ser puesta en marcha.

“Ninguna de esas tres etapas fue deflagrada porque el error de comunicación fue rápidamente corregido. Afirmar que casi hubo muerte en esa situación es causar alarmismo”, concluye el comunicado.