MercoPress, in English

Miércoles, 6 de julio de 2022 - 22:57 UTC

 

 

Diez mil viviendas destrozadas dejó terremoto en el norte de Chile

Lunes, 7 de abril de 2014 - 08:59 UTC
La ministra Paulina Saball hizo el primer balance de las pérdidas y promesas de reconstrucción La ministra Paulina Saball hizo el primer balance de las pérdidas y promesas de reconstrucción

Unas diez mil viviendas, 1.147 irreparables, arrojó el primer catastro a las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá, azotadas por un terremoto de 8,2 grados Richter y al día siguiente por una réplica de 7,6 grados Richter, según lo informado por la ministra de la Vivienda, Paulina Saball.

 El reporte preliminar indica que hasta ahora el trabajo se ha abocado a catastrar las viviendas dañadas en las zonas urbanas de las comunas, con el fin de proponer y organizar las medidas en materia de reconstrucción.

En Arica y Parinacota se trabajó en las comunas de Putre, Camarones y Arica, donde 147 domicilios presentan daños graves, las que están concentradas en el sector “Las casas quebradas” de la capital regional.

“En la región de Tarapacá hemos trabajado en Iquique, Huara, Pozo Almonte y Alto Hospicio. Quiero ser muy cuidadosa con las cifras que voy a entregar. Nos hemos centrado sólo en el sector urbano de estas ciudades. Hay mil viviendas con daños graves, la mayoría de ellas irreparables”, sostuvo.

Aclaró que la situación de estas viviendas no es definitiva, pues necesitan un estudio más acabado para saber con exactitud si es que están en calidad de inhabitables y en consecuencia que sean derrumbadas.

Saball precisó que esas cuatro comunas de la zona son las más afectadas por los sismos del martes y miércoles. Allí se trabajó en 51 sectores, donde también se constató que unas 9.400viviendas presentan daños de diversa consideración, pero reparables. La ministra anunció que se demolerán todas las casas que ya fueron decretadas como inhabitables, en las comunas en que se está trabajando en ambas regiones.

Llamó a los afectados a trasladarse a casas de sus familiares y si es que no tienen ese tipo de redes, se les va a generar un subsidio de arriendo con el fin de que puedan vivir en un lugar cercano a su hogar y puedan ver los avances de la reconstrucción.

En tercer lugar -dijo- se iniciará la construcción de viviendas de emergencia, pero sólo en los lugares en que los sitios sean grandes y permitan instalar una mientras se realiza la reconstrucción de la nueva casa. Esto se da particularmente en la comuna de Huara.