MercoPress, in English

Sábado, 13 de julio de 2024 - 23:03 UTC

 

 

Brasil entre las economías menos competitivas, pero mejor que Argentina

Martes, 18 de junio de 2024 - 09:25 UTC
“Estamos asfixiando la cadena productiva brasileña”, explicó Tadeu “Estamos asfixiando la cadena productiva brasileña”, explicó Tadeu

Según un informe publicado esta semana por el Instituto para el Desarrollo de la Gestión (IMD) de la Escuela de Negocios suiza, Brasil ocupa este año el puesto 62, tras caer dos escalones en la lista elaborada teniendo en cuenta estadísticas y sondeos de opinión entre empresarios.

Este anuncio se produjo pocos días después de que el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva celebrara la posición de su país como la 8ª economía del mundo y anunciara que aspiraba al 6º puesto. En cualquier caso, la competitividad no parece ser el fuerte de Lula.

A pesar de quedar por detrás de Sudáfrica y Mongolia, Brasil salió mejor parado que Perú (que bajó del puesto 55 al 63), Nigeria, Ghana, Argentina y Venezuela en la clasificación mundial de competitividad encabezada por Singapur.

Para este estudio, los índices estadísticos tienen un mayor peso (dos tercios) en la puntuación de los países, mientras que los sondeos de opinión con ejecutivos y empresarios de distintos sectores quedan por detrás. En Brasil, más de 100 ejecutivos fueron entrevistados por la Fundación Dom Cabral (FDC), socia del IMD en el estudio. En total, los países se comparan en 336 índices.

La edición de este año muestra una evaluación positiva de los resultados económicos de Brasil, en particular en lo que se refiere al empleo y al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB). Sin embargo, el país está entre las cuatro peores posiciones cuando se mira el coste del capital, la legislación laboral, las cuentas públicas y las barreras arancelarias, máxime cuando todos estos ítems forman parte de las políticas implementadas por el actual gobierno.

Brasil ocupa el penúltimo lugar en educación, tanto básica como superior, y se sitúa en los últimos puestos cuando se mide el acceso de las empresas al crédito.

“Estamos cayendo porque estamos asfixiando la cadena productiva brasileña, el coste del capital es cada vez mayor,” explicó el profesor Hugo Tadeu, director del centro de innovación y tecnologías digitales de la Fundación Dom Cabral en Brasil, quien supervisó la encuesta en el país sudamericano.

Desde 2020, cuando ocupaba el puesto 56, Brasil ha caído seis posiciones, bien por la inclusión de economías más competitivas, bien porque ha sido superado por países como Eslovaquia, Jordania y Croacia.

Por detrás de Singapur, se situaron Suiza y Dinamarca por sus eficaces políticas públicas, sus avanzadas infraestructuras y su sólida educación básica, que crea un entorno favorable a la innovación y la inversión.

“La visión macro de nuestro crecimiento es satisfactoria, pero cuando miramos la visión micro, hay muchos desafíos. Si no tenemos una agenda estratégica para el país, seguiremos sufriendo en estas posiciones”, señaló también Tadeu.

Categorías: Economía, Brasil.