MercoPress, in English

Sábado, 13 de julio de 2024 - 21:42 UTC

 

 

Regresan al mar a un grupo de pingüinos magallánicos rescatados

Lunes, 17 de junio de 2024 - 09:24 UTC
A los animales se les colocó un microchip subcutáneo que contiene la historia clínica de cada uno de ellos, en caso de que alguno apareciera en otra latitud A los animales se les colocó un microchip subcutáneo que contiene la historia clínica de cada uno de ellos, en caso de que alguno apareciera en otra latitud

Ambientalistas y científicos argentinos regresaron al Océano Atlántico a un grupo de 14 pingüinos de Magallanes que habían sido rescatados de las playas y atendidos en la Fundación Mundo Marino, con sede en San Clemente, por desnutrición, deshidratación, hipotermia y alta carga parasitaria.

Los ejemplares de la variante Spheniscus Magellanicus habían sido asistidos entre finales de marzo y principios de mayo en la costa atlántica de la provincia de Buenos Aires.

Las aves fueron devueltas a su hábitat natural la semana pasada con la participación de estudiantes de una escuela secundaria local. Además de la Fundación Mundo Marino, en las labores de rescate y primeros auxilios también participaron la Fundación Ecológica Pinamar, (en Valeria del Mar y Pinamar), la Fundación Rescate Verdemar (en Villa Gesell), el Grupo de Rescate de Fauna Silvestre (San Bernardo, Santa Teresita, y Mar del Tuyú), y la Prefectura Naval Argentina (en Mar de Ajó).

“Se trata de animales juveniles que están realizando su primera migración al trópico y nacieron en noviembre del año pasado”, explicó a través de un comunicado Sergio Rodríguez Heredia, de Mundo Marino.

Los pingüinos de Magallanes se encuentran tanto en la Patagonia argentina como en la chilena. Luego de su ciclo reproductivo, entre septiembre y marzo, mudan su plumaje y entre finales de marzo y principios de abril inician su viaje migratorio que puede llegar hasta Río de Janeiro.

Estos ejemplares fueron todos rescatados ​​“con una condición comúnmente conocida como 'síndrome del pingüino varado', es decir, animales con bajo peso, deshidratados, anémicos, hipotérmicos y con un alto grado de parasitismo”, señaló también Rodríguez Heredia.

“Estos animales absorben agua a través de los peces, por lo que si no encuentran alimento, se deshidratan y, por alguna razón, en su viaje migratorio no encuentran el alimento necesario para sobrevivir”, agregó.

La dieta de estos pingüinos se compone de anchoas, sardinas y merluza; moluscos, como los calamares, y crustáceos.

Al ingresar al centro de rescate, fueron estabilizados con fluidoterapia para revertir los síntomas de deshidratación. Progresivamente se les fue ofreciendo una fórmula de pescado licuado con vitaminas y minerales hasta poder alimentarlos con pescado entero. Se tomaron muestras de sangre y heces y se administraron antibióticos a quienes padecían enfermedades infecciosas.

“Estuvieron respondiendo bien al tratamiento y, luego de una segunda muestra de sangre, que arrojó parámetros sanguíneos normales, determinamos que estaban en condiciones de regresar al mar”, señaló también en el comunicado el director técnico de Mundo Marino, Juan Pablo Loureiro.

Categorías: Medio ambiente, Argentina.
Tags: pinguinos.