MercoPress, in English

Viernes, 12 de abril de 2024 - 11:27 UTC

 

 

Guterres elogia las iniciativas brasileñas en materia de sostenibilidad

Sábado, 2 de marzo de 2024 - 10:05 UTC
Guterres también instó a los líderes regionales ”a defender los derechos de los pueblos afrodescendientes e indígenas Guterres también instó a los líderes regionales ”a defender los derechos de los pueblos afrodescendientes e indígenas

Durante su intervención en la VIII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Kingstown (San Vicente y las Granadinas), el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, dijo que contaba “con el liderazgo de Brasil como Presidente del G-20” para avanzar hacia la consecución de los objetivos de sostenibilidad que tanto necesita el planeta.

Guterres insistió en que hay “cuatro áreas en particular” en las que los líderes mundiales deben centrarse: “En primer lugar, necesitamos solidaridad para la paz y la seguridad”, subrayó. Destacó “el proceso de paz en Colombia” que “ha dado pasos significativos, con contribuciones inestimables de los países de la Celac” y “la declaración conjunta para el diálogo y la paz entre Guyana y Venezuela, adoptada aquí en Argyle el pasado diciembre”, que “es otro ejemplo del compromiso de la región para buscar soluciones pacíficas”.

“El tráfico de armas se ha convertido en la amenaza más importante para la seguridad de la región. No será posible combatirlo eficazmente sin una cooperación internacional mucho más fuerte, desde la fuente hasta las calles”, dijo también Guterres. “Ecuador es el ejemplo más reciente de cómo la situación de seguridad puede deteriorarse rápidamente y convertirse en una espiral de violencia”, añadió. “Doy la bienvenida a la nueva asociación de seguridad lanzada en enero por la Comunidad Andina”.

“En Haití, una situación ya de por sí calamitosa empeora tristemente día a día. Las bandas mantienen al país como rehén y utilizan la violencia sexual como arma. Mientras tanto, el Plan de Respuesta Humanitaria de la ONU para Haití necesita un sólido apoyo financiero”, subrayó el diplomático portugués. “La semana pasada en Río de Janeiro, varios países -incluidos miembros de la Celac- hicieron promesas adicionales a la misión multinacional de apoyo a la seguridad. Acojo con satisfacción estos esfuerzos, pero hay que hacer mucho más para garantizar el despliegue de esta misión sin más demora, y una solución política que pueda resolver los problemas fundamentales del país”, prosiguió.

“En segundo lugar, necesitamos solidaridad para el desarrollo sostenible” porque los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se están alejando“ y ”millones de personas en la región se enfrentan a la pobreza y el hambre“, señaló también Guterres. ”Acojo con satisfacción su reciente Plan para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición y la Erradicación del Hambre para 2030. Pero eso requiere financiación, y muchos países ya están ahogados por la deuda“ y ”el sistema financiero mundial está fallando a la hora de proporcionar financiación asequible a largo plazo a los países necesitados y de ofrecer una red de seguridad financiera mundial.“

”Los pequeños Estados insulares en desarrollo se han visto especialmente afectados“, pero ”los países de renta media tampoco están recibiendo la ayuda que necesitan“, insistió. ”A pesar de su vulnerabilidad, no están recibiendo los beneficios del alivio de la deuda crítica y de la financiación en condiciones favorables. Esto debe cambiar. Eso demuestra la importancia de la adopción del índice de vulnerabilidad“.

”El pasado mes de septiembre, los líderes mundiales respaldaron nuestra propuesta de Estímulo de los ODS de 500.000 millones de dólares anuales en financiación asequible y a largo plazo para los países en desarrollo“, recordó Guterres. ”El Estímulo también pide una línea de vida de la deuda para dar a los países un respiro y la ampliación de la financiación de contingencia para los países necesitados. Lamentablemente, la resistencia ha sido severa, por lo que es importante que la Cumbre del Futuro se convierta en una oportunidad vital para avanzar en la reforma de una arquitectura financiera mundial que es injusta, obsoleta e ineficaz.“

”Espero su compromiso activo en favor del cambio para un nuevo momento de Bretton Woods, y cuento con el liderazgo de Brasil como Presidente del G20“, declaró también el Jefe de la ONU.

”En tercer lugar, necesitamos solidaridad para la cohesión social“ porque ”en todo el mundo, el autoritarismo y el extremismo están creciendo“, mientras que ”la democracia y el espacio cívico se están erosionando“ a medida que ”la desinformación y el discurso del odio se ven potenciados por las nuevas tecnologías y las crecientes desigualdades alimentan los temores de la gente“, añadió.

”La migración irregular se ha convertido en una herramienta política para sembrar la división y es extremadamente importante abordar todas las causas profundas que la han transformado en un gran problema para este continente“, subrayó también Guterres. ”Pido un contrato social renovado, basado en la confianza, la justicia y la inclusión y anclado en los derechos humanos, en todas sus dimensiones“.

Guterres también instó a los líderes regionales ”a defender los derechos de los pueblos afrodescendientes e indígenas y a garantizar que todas las comunidades se sientan representadas e incluidas“, así como a ”garantizar la plena participación y el liderazgo de las mujeres y a amplificar las voces de los jóvenes.“

”En cuarto y último lugar, necesitamos solidaridad para hacer frente a la emergencia climática, que amenaza la existencia misma de los pequeños Estados insulares en desarrollo“, concluyó. ”Los fenómenos extremos golpean cada vez con mayor ferocidad“, advirtió, al tiempo que pidió a ”todos los países“ que ”se comprometan a nuevas contribuciones determinadas a nivel nacional para toda la economía de aquí a 2025 que se ajusten a la limitación del aumento de la temperatura mundial a 1,5 °C“.

En opinión de Guterres, ”los países del G20 -responsables del 80% de las emisiones mundiales- tienen la responsabilidad especial de liderar estos esfuerzos. Y deben liderar una eliminación mundial justa de los combustibles fósiles y acelerar una transición justa y equitativa hacia las energías renovables.“

”Necesitamos que los países desarrollados hagan justicia climática mediante: Garantizando una financiación significativa y significativa para el fondo de pérdidas y daños, que se ha creado pero no está suficientemente financiado“, mantuvo.

”También ha llegado el momento de la recapitalización de los bancos multilaterales de desarrollo y de un cambio en su modelo de negocio, para que puedan aumentar las inversiones en mitigación y adaptación en sus países y movilizar la financiación de forma mucho más masiva, así como las inversiones privadas“.

”Felicito a la Celac por la creación de un Fondo de Adaptación Climática y Respuesta Integral a los Desastres Naturales, con el apoyo de las Naciones Unidas y los bancos regionales de desarrollo. Y acojo con satisfacción el compromiso de Brasil“ de aunar los debates sobre clima y finanzas a nivel del G-20.

Para Guterres, ”la próxima Cuarta Conferencia Internacional sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, que se celebrará en mayo en Antigua y Barbuda, es también otra oportunidad importante“ porque ”sabemos que un futuro con bajas emisiones de carbono requiere muchos más minerales esenciales, pero debemos asegurarnos de que la producción y el comercio de esos minerales sean justos, sostenibles y aporten valor añadido y empleos productivos en los países que suministran esas materias primas“. Estoy creando un nuevo panel de la ONU para ayudar a garantizar precisamente eso”.

“Mientras nos preparamos para la decimosexta Conferencia de las Partes de la ONU sobre Biodiversidad, que se celebrará en Colombia en diciembre, tenemos la oportunidad de reforzar las medidas de conservación de la biodiversidad en la región, reconociendo los ecosistemas únicos y el patrimonio natural de esta hermosa región”, dijo además Guterres. “Me siento alentado por recientes iniciativas regionales como la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica”.