MercoPress, in English

Lunes, 4 de marzo de 2024 - 16:15 UTC

 

 

Trinidad y Tobago no descarta ayuda extranjera por derrame petrolífero

Martes, 13 de febrero de 2024 - 11:32 UTC
“Tendremos que actuar con relativa rapidez para determinar qué vamos a hacer a continuación”, declaró Rowley “Tendremos que actuar con relativa rapidez para determinar qué vamos a hacer a continuación”, declaró Rowley

Las autoridades de Trinidad y Tobago no descartan solicitar ayuda internacional para limpiar la mancha de petróleo de un misterioso barco volcado que está afectando gravemente al turismo y al medio ambiente a lo largo de 15 kilómetros de playas de ese país, informó la Agencia Brasil.

Un barco de 100 metros de eslora, presumiblemente llamado Gulfstream, volcó cerca de un parque industrial en el sur de la isla de Tobago. Arrastrado por las corrientes, el buque encalló cerca de la costa. Según el gobierno, hay indicios de que el barco fue abandonado para hundirse, ya que las autoridades locales no han recibido ninguna llamada de socorro.

La marea negra sigue creciendo y ha alcanzado aguas internacionales. El vertido ha afectado a la costa suroeste de Tobago, incluidas playas consideradas atracciones turísticas y que estaban preparadas para recibir visitantes durante el Carnaval.

El Primer Ministro Keith Rowley declaró que la catástrofe seguía clasificada en el nivel 2 (intermedio), pero que el gobierno no descartaba elevar la tragedia al nivel 3 (avanzado) si las autoridades locales no conseguían controlar el vertido. Afirmó que la situación sigue siendo “manejable”, pero admitió que el país podría solicitar ayuda internacional, especialmente para vaciar el buque.

“Es posible que necesitemos ayuda porque una vez que empecemos a hablar de rescate, que es llevar el barco a una situación en la que podamos controlar lo que ocurre, tendremos que contar con ayuda exterior”, dijo el Primer Ministro.

“Tendremos que movernos con relativa rapidez para determinar lo que vamos a hacer a continuación, que es llevar el buque a una posición en la que ya no suponga una amenaza a nivel nacional”, añadió.

El gobierno del archipiélago caribeño está preocupado por la contaminación del pescado y del suministro de alimentos de la región.

Desde el pasado jueves (8), residentes de la región, convocados por las redes sociales, han estado limpiando las playas afectadas por el desastre. El número ha aumentado a unos mil voluntarios después de que el gobierno reforzara la convocatoria y pidiera ayuda extra.

En la red social X (antes Twitter), la Oficina Regional de las Naciones Unidas en Trinidad y Tobago dijo estar lista para apoyar a las autoridades locales. Coordinadas por la oficina local de la ONU, las agencias de la ONU están movilizando recursos de los programas regionales para ayudar en las tareas de limpieza.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil dijo en un comunicado que se había puesto en contacto con las autoridades de Trinidad y Tobago para examinar las posibilidades de ayuda que se pueden ofrecer para contener los daños causados por el vertido.

(Fuente: Agencia Brasil)