MercoPress, in English

Jueves, 18 de abril de 2024 - 09:54 UTC

 

 

Fallo de la CIJ sobre Gaza provoca reacciones antagónicas

Sábado, 27 de enero de 2024 - 10:52 UTC
Ramaphosa calificó el fallo del viernes como una “victoria del derecho internacional, de los derechos humanos y, sobre todo, de la justicia” Ramaphosa calificó el fallo del viernes como una “victoria del derecho internacional, de los derechos humanos y, sobre todo, de la justicia”

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó este viernes a Israel por 15 votos contra 2 que tomara todas las medidas necesarias para evitar un genocidio en Gaza. Pero, aunque no declaró que tal calamidad existiera ya en la región de Oriente Próximo asolada por la guerra -como presumiblemente esperaban quienes presentaron el caso a principios de mes- tampoco ordenó un alto el fuego.

Desde su sede en La Haya, la CIJ exigió a Israel que “tome todas las medidas a su alcance para impedir la comisión de un genocidio” y adopte “medidas inmediatas y eficaces para permitir la prestación de los servicios básicos y la asistencia humanitaria que se necesitan urgentemente”.

Las decisiones de la CIJ son vinculantes, aunque el tribunal carece de herramientas para hacerlas cumplir. En 2022, la CIJ ordenó a Rusia que suspendiera inmediatamente su invasión de Ucrania.

Sudáfrica acusó a Israel de violar la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio y otros países acabaron uniéndose a Pretoria, cuya postura se remonta a antes de la abolición del apartheid en 1994.

En 1974, el líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, denunció el régimen de apartheid ante la Asamblea General de las Naciones Unidas con la misma severidad con la que criticó a Israel. Dos años después, el entonces presidente del Congreso Nacional Africano (CNA), Oliver Tambo, aplaudió las palabras de Arafat y expresó su “inquebrantable solidaridad” con los palestinos. El ANC es el partido del actual presidente Cyril Ramaphosa, que calificó el fallo del viernes de “victoria del derecho internacional, de los derechos humanos y, sobre todo, de la justicia”.

Tras admitir que la CIJ era competente, la presidenta del tribunal, Joan E. Donoghue, se declaró “profundamente preocupada” por el elevado número de muertes en Gaza. También dictaminó que Israel debe presentar en los próximos 30 un informe sobre “todas las medidas adoptadas ... para prevenir y castigar la incitación directa y pública a cometer genocidio”. Donoghue advirtió asimismo que muchos niños de Gaza podrían no recuperarse nunca de los traumas y lesiones que se les han infligido.

En Cisjordania, el ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina, Riyad al Maliki, dijo que Palestina acogía con satisfacción las medidas provisionales de la CIJ “en favor de la humanidad y el derecho internacional”, mientras que en Gaza, el portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, señaló que “la decisión de la Corte Internacional de Justicia es un acontecimiento importante que contribuye a aislar a la ocupación y sacar a la luz sus crímenes en Gaza”. También pidió que se dieran pasos para “obligar” a Israel a cumplir estas medidas.

Según el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, una acusación de genocidio era “indignante”. También insistió en que “como todo país, Israel tiene el derecho básico a la autodefensa” y añadió que en su fallo la CIJ había rechazado la petición de Sudáfrica de “privarnos de este derecho”.

“Seguiremos haciendo lo que sea necesario para defender a nuestro país y defender a nuestro pueblo”, prosiguió Netanyahu.

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, afirmó que la CIJ “accedió a la petición antisemita de Sudáfrica de debatir la reclamación de genocidio en Gaza, y ahora se niega a rechazar la petición de plano”.

Tras debatir la reclamación de Sudáfrica durante unas dos semanas, la CIJ citó múltiples informes de funcionarios de las Naciones Unidas (ONU) e instó a Israel a permitir la entrada en el territorio de equipos de ayuda humanitaria.

''Las acusaciones infundadas de Sudáfrica, y su intento de vaciar la palabra genocidio de su fuerza única y significado especial, han sido ampliamente denunciadas por numerosos Estados conocidos por su compromiso con el Estado de derecho. Israel confía en que el Tribunal rechace igualmente estas acusaciones infundadas en la fase de fondo del procedimiento“, rezaba una declaración emitida por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel tras la decisión de la CIJ.

El comunicado señalaba además que ”en vísperas del 27 de enero, Día Internacional de Conmemoración del Holocausto, Israel hace un llamamiento a todos los que están verdaderamente comprometidos con la solemne promesa de 'nunca más' consagrada en la Convención sobre el Genocidio, para que rechacen los desmedidos esfuerzos por distorsionar la verdad en apoyo de una organización terrorista genocida“.

En una declaración conjunta, la Comisión Europea y el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, una promulgación ”plena, inmediata y efectiva“ de la sentencia del ”principal órgano judicial” de las Naciones Unidas.

Categorías: Política, Internacional.