MercoPress, in English

Lunes, 6 de febrero de 2023 - 05:16 UTC

 

 

El Dr. Tedros se muestra esperanzado sobre el futuro de la viruela del mono

Sábado, 3 de setiembre de 2022 - 10:45 UTC
“Con las medidas adecuadas, es un brote que puede detenerse”, dijo Ghebreyesus “Con las medidas adecuadas, es un brote que puede detenerse”, dijo Ghebreyesus

El Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró este viernes que el reciente descenso de los casos de viruela del mono en Norteamérica y Europa demuestra que es posible detener el actual brote de esta enfermedad.

El Dr. Tedros, como se le conoce más comúnmente, argumentó que pocas personas fuera de África habían oído hablar de la viruela del mono hasta principios de este año, pero que “se ha convertido en una palabra familiar” en sólo unos meses. “Es alentador ver que en algunos países de Europa y América del Norte se observa ahora un descenso sostenido de los casos, lo que demuestra la eficacia de las intervenciones de salud pública y el compromiso de la comunidad para seguir las infecciones y prevenir la transmisión”, dijo Ghebreyesus.

“Estos signos confirman lo que hemos dicho sistemáticamente desde el principio: que con las medidas adecuadas, este es un brote que puede detenerse”, insistió. Añadió que es más fácil eliminar el virus en regiones sin transmisión de animales a humanos. “Pero no va a ocurrir así como así. Para detener el brote y eliminar este virus, necesitamos, en primer lugar, las pruebas de que es posible, que ahora estamos empezando a ver.”

Ghebreyesus también señaló que “necesitamos voluntad y compromiso políticos; y la aplicación de medidas de salud pública en las comunidades que más las necesitan. Y para que esas medidas sean eficaces, es esencial la participación de la comunidad”.

Aunque en los últimos meses sólo se han registrado 16 muertes por viruela del mono en todo el mundo, el número de casos ha superado la cantidad total registrada desde que se identificó el virus por primera vez en 1958, señaló Ghebreyesus. “Aunque la mortalidad es, afortunadamente, muy baja, muchos de los infectados manifiestan fuertes dolores que a veces requieren hospitalización”, añadió.

En el boletín de esta semana, la OMS también abordó la cuestión del aumento del número de casos de hepatitis aguda grave en 35 países de todo el mundo en los últimos cuatro meses entre niños de 5 años o menos.

El organismo de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra, explicó que “por el momento no se conoce la causa subyacente, pero hay indicios de que un virus común llamado adenovirus puede tener un papel, ya sea actuando solo o como coinfección con otro virus como el COVID-19” y que “no hay pruebas de una relación con la vacunación contra el COVID-19, ya que casi ninguno de los niños afectados había sido vacunado”.

El número de casos ha disminuido y la enfermedad es cada vez más rara. “La mayoría de los niños se recuperan completamente”, dijo también la OMS.