MercoPress, in English

Jueves, 18 de agosto de 2022 - 13:25 UTC

 

 

Vínculos de CFK con Báez probados sin lugar a dudas, afirma fiscalía argentina

Martes, 2 de agosto de 2022 - 09:57 UTC
A pesar de todos los esfuerzos por distanciarse de Báez, los vínculos de CFK con el empresario corrupto están acreditados, insistió la fiscalía  A pesar de todos los esfuerzos por distanciarse de Báez, los vínculos de CFK con el empresario corrupto están acreditados, insistió la fiscalía

El fiscal argentino Diego Luciani aseguró este lunes que hay “enormes pruebas relevantes” contra la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros 12 imputados en una causa de corrupción en la obra pública en la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015.

Luciani habló tras el receso judicial de invierno de dos semanas de una “asociación ilícita” liderada por quienes “se desempeñaron como jefes de Estado”, es decir, CFK (2007-2015) y su fallecido esposo y ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007).

El fiscal insistió durante su alocución que los acusados asignaron obras públicas en Santa Cruz a empresas de Lázaro Báez. “La corrupción se convirtió en una conducta habitual, en hechos gravísimos, en una organización permanente”, dijo Luciani, quien durante nueve audiencias intentará esbozar los presuntos ilícitos del matrimonio presidencial.

“Me encuentro en la obligación de exponer... la verdad real de este caso”, subrayó Luciani. A diferencia de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) que pidió la absolución de los Kirchner, Luciani habló de “una asociación ilícita que tenía en la cúspide de su funcionamiento a quienes eran jefes de Estado”.

Su compañero, el fiscal Sergio Mola, continuó con los argumentos y, al final de la jornada, pidió el aplazamiento del proceso para la mañana del martes.

El equipo de la fiscalía también insistió en que el sobreseimiento en el llamado caso Hotesur no es definitivo, lo que significa que puede ser recurrido. Hotesur es una empresa hotelera propiedad de CFK y su familia, que explota hoteles como el Alto Calafate y Los Sauces, donde Báez reservaba habitaciones para su personal que nunca ocupó, lo que supuestamente constituye el modus operandi de la trama de lavado de dinero.

La Fiscalía también citó una empresa con sede en Chaco en la que Austral Construcciones de Báez adquirió el 55% de las acciones de Adelmo Biancalani. Mola también señaló a un escribano cuya participación fue decisiva para que Báez se hiciera con empresas como Loscalzo y del Curto.

Entre los Kirchner y Lázaro Báez “se celebraron contratos de arrendamiento, de administración de hoteles, fideicomisos, múltiples operaciones de compra y venta de inmuebles, permutas y cesiones, todo ello mientras Austral Construcciones recibía fondos dirigidos ilegalmente y a su vez se convertía en el principal comprador de las propiedades de los Kirchner”.

En otras palabras, la fiscalía dijo que “Báez era un contratista privilegiado del Estado y un contratista privilegiado de los jefes de Estado.”

“Está claro que había una relación espuria, es una relación que arde por eso está claro que [CFK] quiera despegarse”, continuó Mola. “Cristina Kirchner no puede omitir estos vínculos porque todo lo que pasó en Santa Cruz fue con su conocimiento”.

El fiscal insistió en que la relación de CFK con Báez es una relación que arde, aunque ella pretenda “distanciarse” del empresario. “El vínculo tan estrecho está más que acreditado”, dijo Mola. También calificó a Báez de “empresario improvisado”.

Categorías: Política, Argentina.