MercoPress, in English

Viernes, 12 de agosto de 2022 - 02:12 UTC

 

 

Borja llega a River Plate de Argentina tras la aparición de dólares... de alguna manera

Jueves, 14 de julio de 2022 - 10:13 UTC
Será la segunda etapa de Borja en el fútbol argentino, tras jugar en Olimpo de Bahía Blanca en la temporada 2014. Será la segunda etapa de Borja en el fútbol argentino, tras jugar en Olimpo de Bahía Blanca en la temporada 2014.

El delantero internacional colombiano Miguel Borja ha aterrizado finalmente en el club de fútbol argentino de Primera División River Plate, después de que la situación económica del país pusiera en duda la viabilidad de la operación.

Borja, de 29 años, firmó un contrato por tres temporadas con el club tras una operación económica de 7 millones de dólares en la que participaron el club colombiano Junior de Barranquilla, como propietario de los derechos de traspaso del jugador, y el Palmeiras de Sao Paulo, donde el futbolista estaba cedido a préstamo.

“Borja ya pertenece a River. Se hizo la revisión médica”, anunció el vicepresidente segundo de River, Ignacio Villarroel, en una entrevista radial.

El delantero colombiano agradeció “a Dios por la oportunidad que me está dando de poder ir a uno de los mejores [clubes] del continente.” Será la segunda etapa de Borja en el fútbol argentino, tras su paso por Olimpo de Bahía Blanca en la temporada 2014.

El acuerdo de Borja había sido noticia en las páginas de economía como reflejo de las dificultades económicas del país, seguido de bromas sobre el caso por parte de la recién nombrada ministra de Economía, Silvina Batakis.

Durante una aparición en televisión para hablar de las restricciones a la disponibilidad de divisas para los comerciantes argentinos, se le preguntó a Batakis si permitiría que River tuviera acceso a los dólares necesarios para contratar a Borja. La ministra, famosa por alentar al archirrival de River, Boca Juniors, respondió: “¡Por supuesto que no! ¡Eso seguro que no! ... Todo para Boca!”, bromeó, aunque, como señaló Sigmund Freud, las bromas siempre tienen algo de verdad.