MercoPress, in English

Jueves, 7 de julio de 2022 - 07:40 UTC

 

 

Tercer sospechoso detenido por el asesinato de Phillips y Araújo

Martes, 21 de junio de 2022 - 10:33 UTC
Mourão dijo a los periodistas en el Palacio de Planalto que Araújo parece haber sido el objetivo Mourão dijo a los periodistas en el Palacio de Planalto que Araújo parece haber sido el objetivo

Las autoridades brasileñas han confirmado que, tras las evaluaciones científicas, el periodista británico Dom Phillips y el experto indigenista Bruno Araújo Pereira fueron asesinados en la Amazonia “con munición típica de caza”. Los expertos forenses también completaron la identificación del cuerpo de Pereira.

Además de los informes de laboratorio, la policía también anunció que un tercer sospechoso se había entregado tras las detenciones de los hermanos conocidos como alias Pelado y Dos Santos, mientras que hay otros 5 sospechosos aún en libertad.

La Policía Federal anunció el domingo que había identificado a ocho personas implicadas en los asesinatos. Ya están detenidos Amarildo da Costa Pereira (alias Pelado), Oseney da Costa de Oliveira (alias Dos Santos) y Jeferson da Silva Lima. Sólo Amarildo ha confesado hasta ahora el crimen.

Pereira fue asesinado con dos disparos en la región abdominal y torácica y uno en la cabeza, mientras que Phillips recibió un disparo en el abdomen/tórax, según el informe. La munición de caza utilizada en el crimen dispara múltiples proyectiles, llamados balines. Así, un solo disparo puede provocar una serie de perforaciones causadas por pequeñas bolas de plomo.

Phillips, colaborador de The Guardian, y Pereira, funcionario de la Fundación Nacional Indigenista (Funai) en licencia sin percepción de haberes, fueron vistos por última vez el 5 de junio, en la reserva de Vale do Javari, cuando se dirigían de São Rafael a la ciudad de Atalaia do Norte. Se sabe que en la zona operan narcotraficantes, pescadores y mineros ilegales (garimpeiros).

Mientras tanto, el vicepresidente brasileño Hamilton Mourão ha argumentado que la muerte de Phillips podría haber sido un efecto secundario de un conflicto mucho mayor. Mourão dijo el lunes que el asesinato del reportero británico fue un “daño colateral” por estar junto a Pereira, que había sido blanco de varias organizaciones locales ilegales.

Mourão insistió, durante una conversación con periodistas en el Palacio de Planalto, en que un empresario local se había sentido amenazado por las actividades de Pereira, de las que el reportero británico era totalmente ajeno.

Categorías: Medio ambiente, Política, Brasil.