MercoPress, in English

Miércoles, 10 de agosto de 2022 - 11:22 UTC

 

 

Bolivia quiere un mejor acuerdo de gas con Brasil

Viernes, 27 de mayo de 2022 - 10:03 UTC
Bolivia espera recibir 100 millones de dólares adicionales por el nuevo acuerdo con Argentina Bolivia espera recibir 100 millones de dólares adicionales por el nuevo acuerdo con Argentina

El ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Franklin Molina, dijo que el acuerdo con Brasil para la venta de gas de uso doméstico firmado durante la discutida administración de Janine Áñez fue perjudicial para su país y que ahora buscará alcanzar un nuevo trato más favorable.

Molina hizo esas declaraciones después de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, censurara la decisión de Bolivia de reencauzar el 30% del gas originalmente destinado al país más grande de Sudamérica hacia Argentina, donde el presidente Alberto Fernández tiene mucho más en común con el mandatario boliviano Luis Arce Catacora y también con el ex presidente Evo Morales.

“Todo está orquestado”, se quejó Bolsonaro, argumentando que los brasileños enfadados que tendrían que pagar facturas de gas más altas recurrirían a “ya sabes quién” (el candidato presidencial de izquierdas y ex jefe de Estado en dos ocasiones Luiz Inácio Lula Da Silva) y dijo que la petrolera estatal de su propio país, Petrobras, estaba detrás de la maniobra.

Molina dijo que el precio acordado en la adenda firmada bajo el mandato de Áñez no era favorable para Bolivia y estaba causando un daño económico a la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

”Es un deber renegociar las condiciones de dicha adenda, porque quien la firmó fue un gobierno de facto que no veló por los intereses del Estado (...) Bolivia busca un mejor precio para su gas natural, mejores condiciones y un mejor mercado“, dijo Molina en un comunicado.

La adenda de marzo de 2020 buscaba otorgar a Bolivia un ingreso de al menos 4.000 millones de dólares hasta 2026 por envíos diarios de entre 14 y 20 millones de metros cúbicos. Molina también explicó que el presidente de YPFB, Armin Dorgathen, estuvo en Brasil buscando ”mejores condiciones“.

”La respuesta no ha sido la esperada, y ante esta situación, nos hemos centrado en el contrato, donde una de sus cláusulas establece que, si una de las partes no está satisfecha con el precio, esa parte puede buscar la renegociación“, dijo Molina.

El ministro también señaló que hay empresas privadas en Brasil dispuestas a comprar gas boliviano a precios de entre 15 y 18 dólares por millón de BTU, mientras que, según el acuerdo de Áñez, Brasil pagaría entre 6 y 7 dólares por millón de BTU.

Molina también subrayó que fue otro ”error“ aceptar que YPFB cubra los costos de envío al punto de entrega, de lo que antes se hacía cargo Petrobras y que representaban pérdidas anuales de unos 70 millones de dólares para la empresa estatal boliviana.

El gas natural ha sido el principal producto de exportación de Bolivia y el pilar de la economía boliviana en las dos últimas décadas, siendo sus principales mercados Argentina y Brasil. En los últimos años se ha producido un descenso de la producción y de los ingresos generados por la venta de hidrocarburos debido a las fluctuaciones de los precios en los mercados exteriores.

Petrobras informó la semana pasada que la cantidad de gas procedente de Bolivia se estaba reduciendo a partir de mayo. ”Esta reducción del 30% no estaba prevista e implica la necesidad de importar volúmenes adicionales de gas natural licuado para satisfacer las necesidades de abastecimiento de Petrobras”.

Bolivia y Argentina firmaron un nuevo acuerdo de compra y venta de gas natural en mayores volúmenes y por el cual Bolivia espera recibir 100 millones de dólares adicionales.

Categorías: Energía, Brasil, América Latina.