MercoPress, in English

Martes, 7 de febrero de 2023 - 22:24 UTC

 

 

Arzobispo de Buenos Aires pide una “Argentina fraternal”

Jueves, 26 de mayo de 2022 - 10:40 UTC
El viaje a la Antártida fue cancelado por el mal tiempo El viaje a la Antártida fue cancelado por el mal tiempo

El presidente argentino Alberto Fernández desistió finalmente de sus planes de pasar el feriado nacional del 25 de Mayo en la Antártida y caminó desde la Casa Rosada con su comitiva hasta la Catedral luego del desayuno para el tradicional tedéum en la Catedral de Buenos Aires a cargo del arzobispo Mario Poli, sucesor de Jorge Bergoglio desde que éste se convirtió en el Papa Francisco.

En su homilía, Poli pidió una “Argentina fraterna” y no mencionó la actual situación económica del país, como solía hacer Bergoglio en tiempos de Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, el prelado se refirió a los numerosos vacíos derivados de la crisis económica y cuestionó la ética de los gobernantes.

“Cuando falta el pan en tantas familias es cuando tenemos que pensar en el prójimo y en sus necesidades básicas: educación, salud y justicia”, dijo Poli ante el presidente, miembros del gabinete ministerial, legisladores y funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires encabezados por el alcalde Horacio Rodríguez Larreta.

El mensaje de Poli estuvo aparentemente dirigido a la fractura política entre los miembros de la coalición Frente de Todos (FdT) en la que el mandatario y la vicepresidenta CFK no se ponen de acuerdo, además de los desencuentros con la oposición.

“En medio de tensiones que parecen repetir crueles enfrentamientos, el Papa nos dice con sus gestos del Buen Samaritano que la existencia de cada uno de nosotros está ligada a la de los demás, la vida no es tiempo que pasa, sino tiempo de encuentro”, dijo Poli.

CFK había partido hacia su residencia de El Calafate con su hijo, el diputado Máximo Kirchner, y publicó un mensaje en las redes sociales sobre “los difíciles momentos” que atraviesa el país.

Fue el primer tedeum en persona de Fernández como presidente, debido a las restricciones por la pandemia durante 2020 y 2021. Este año tenía previsto viajar a la Antártida, pero el Ministerio de Defensa terminó por desaconsejar la idea debido a las condiciones meteorológicas.

Como es tradición, el presidente se sentó delante de los demás funcionarios. Todos los miembros del Gobierno nacional se sentaron en un lado del pasillo, mientras que los de la Ciudad de Buenos Aires -de la alianza opositora Juntos por el Cambio (JxC)- lo hicieron en el otro.

La única mujer de alto rango que asistió al servicio religioso fue la portavoz presidencial Gabriela Cerruti. Las ministras Carla Vizzotti, Elizabeth Gómez Alcorta y Vilma Ibarra se ausentaron por distintos motivos.

“La democracia, que nos sostiene como cuerpo social organizado en instituciones, da lugar a la fraternidad, pero también requiere de la ética, la bondad y la solidaridad, la honestidad, el diálogo siempre beneficioso para el acuerdo y el compromiso por el bien común de todos. Sin estos valores que dan fundamento a la vida social, surgen los enfrentamientos entre hermanos, de unos con otros para preservar sus propios intereses”, subrayó Poli.

El prelado católico redondeó su discurso: “Me atrevo a decir que no debemos cansarnos de promover el bien, la justicia, la paz, cuidando de transmitir a las actuales generaciones de niños, adolescentes y jóvenes, sobre todo, los valores más auténticos y la herencia cultural que nos identifica, para que ejerzan el derecho de saber que hay futuro y razones profundas para seguir viviendo y amando en nuestra patria. Confiamos este cordial deseo a las buenas manos de las familias y de la educación pública. Que Dios nos bendiga a todos los que convivimos en la nación argentina y que viva la Patria.”

Categorías: Política, Argentina.