MercoPress, in English

Martes, 27 de setiembre de 2022 - 15:17 UTC

 

 

Expresidente peruano vuelve a prisión tras alta hospitalaria

Martes, 15 de marzo de 2022 - 09:57 UTC
El expresidente cumple una condena de 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad El expresidente cumple una condena de 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad

Alberto Fujimori fue dado de alta este lunes de la clínica privada de Lima a la que había sido trasladado a principios de este mes debido a una insuficiencia cardíaca, tras lo cual fue llevado nuevamente a la cárcel, anunció su hija y líder opositora Keiko Fujimori.

“Mi padre fue dado de alta hoy de la Clínica Centenario para continuar su tratamiento en el penal de Barbadillo. Durante el día fue trasladado a la Clínica El Golf para analizar la evolución de su fibrosis pulmonar”, publicó en Twitter.

“Continuará bajo estricta observación médica por sus dos principales dolencias: fibrosis y fibrilación auricular. Les agradezco, en nombre de mis hermanos, su preocupación y pido sus oraciones por su pronta recuperación”, agregó.

Alberto Fujimori fue trasladado de urgencia el 3 de marzo desde la prisión construida especialmente para él en una base policial en el este de Lima a un hospital público cercano, debido a su estado crítico. Según su médico de familia, Alejandro Aguinaga, la saturación de oxígeno de Fujimori era baja y su frecuencia cardíaca subió de 40 a 160. Luego de ser estabilizado, fue trasladado a la clínica privada Centenario, donde es atendido cada vez que es necesario.

El expresidente cumple una condena de 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad (la muerte de 25 personas en dos masacres) y corrupción confesa cometida durante su gobierno de puño de hierro (1990-2000). Ambas masacres fueron perpetradas por un escuadrón de la muerte del ejército peruano en supuestas operaciones antiterroristas durante su gobierno. Fujimori cuenta con atención médica permanente y una ambulancia lista para cualquier emergencia. El ex mandatario también sufre de problemas respiratorios y neurológicos recurrentes (parálisis facial) e hipertensión.

La administración del presidente Pedro Castillo había anunciado meses atrás la intención del gobierno de trasladar a Fujimori a una prisión común por el costo de mantenerlo en su actual centro de detención y porque ningún recluso debería tener privilegios.

“El expresidente Fujimori está siendo debidamente atendido” al igual que el resto de los reclusos, dijo el jefe de Gabinete, Aníbal Torres. Sin embargo, insistió en la posibilidad de trasladarlo a otra cárcel “cuando sane” para acabar con lo que calificó de “prisión de oro”.

Keiko Fujimori ha insistido durante mucho tiempo que las amenazas del Gobierno en ese sentido ayudaron a deteriorar la salud de su padre.

Categorías: Política, América Latina.